Archivo de la categoría: Transporte

Avances en la tramitación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética de España

El pasado lunes 10 de febrero se llevó a cabo la reunión del Consejo Asesor de Medio Ambiente (CAMA) para tomar en consideración el nuevo borrador del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética (APLCCTE), tras haber sido sometido a información y audiencia públicas e incorporar las alegaciones resultantes del proceso, así como haber sido informado por los demás departamentos ministeriales. Posteriormente, el borrador será tratado en Conferencia Sectorial con las Comunidades Autónomas y por el Consejo de Estado, antes de ser remitido al Consejo de Ministros e iniciar su tramitación parlamentaria.

El APLCCTE será el marco normativo e institucional para facilitar la progresiva adecuación de nuestra realidad a las exigencias que regulan la acción climática. Esta herramienta facilitará y orientará la descarbonización de la economía española a 2050, una descarbonización que tiene que ser socialmente justa.

El nuevo borrador presentado consta de 37 artículos (frente a los 28 del texto anterior) distribuidos en 9 títulos, uno más que el anterior. Este nuevo título está dedicado a la gobernanza y la participación pública, estableciendo un Comité de Cambio Climático y Transición Energética, responsable de evaluar y hacer recomendaciones sobre las políticas y medidas en materia de Clima y Energía, elaborando un informe anual remitido al Congreso de los Diputados.

Los objetivos recogidos en el texto sobre reducción de las emisiones de GEI, introducción de energías renovables y uso más eficiente de la energía son:

  • Para el 2030, reducir las emisiones de GEI en un 20% respecto a los valores de 1990 (reducción de un 33% de las emisiones generadas en 2017). Generar el 70% de la electricidad mediante renovables, al menos el 35% del consumo final de energía procedente de renovables y mejorar la eficiencia energética en al menos un 35% respecto al escenario tendencial.
  • Para el 2050, alcanzar la neutralidad en carbono y tener un sistema eléctrico 100% renovable.

Algunos de los aspectos más relevantes que recoge el APLCCTE propuestos para el logro de los objetivos anteriores, se citan a continuación:

Los municipios > 50.000 habitantes y los territorios insulares tendrán la obligación de establecer zonas de bajas emisiones no más tarde de 2023. Dichos municipios y territorios insulares deberán también impulsar medidas de movilidad eléctrica compartida.

Con el fin de favorecer la expansión del vehículo eléctrico, el Gobierno desarrollará y pondrá a disposición del público una plataforma de información sobre puntos de recarga. Además, se introducen obligaciones de instalar al menos un punto de recarga rápida en estaciones con ventas superiores a 5 millones de litros de gasóleo y gasolina.

Reducción de las emisiones del transporte marítimo mediante el objetivo de cero emisiones directas de los buques cuando estén amarrados o fondeados en los puertos de competencia del estado para el año 2050.

Se establecerán también objetivos anuales de suministro de biocarburos en el transporte aéreo, con especial énfasis en los de carácter avanzado y los procedentes de fuentes renovables de origen no biológico.

Se recoge la necesidad de adoptar medidas para alcanzar a tener un parque de turismos y vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2 para el año 2050, a través de todas las administraciones.

El anteproyecto recoge también la ampliación del porcentaje de los Presupuestos Generales del Estado destinados a alcanzar los objetivos en materia de cambio climático y transición energética. Esta cantidad, aún por fijar, será superior al 20%. Además, el Gobierno promoverá una financiación adecuada de las prioridades en materia de investigación desarrollo e innovación de cambio climático y transición energética que se incluyan en las sucesivas Estrategias españolas de Ciencia y Tecnología y de Innovación.

Se establece la obligación de algunas entidades de presentar informes en los que realicen una evaluación del impacto de los riesgos asociados al cambio climático generado por la exposición a éste de su actividad.

El APLCCTE recoge un apartado dedicado a la adaptación al cambio climático donde se recogen objetivos estratégicos concretos, indicadores asociados y medidas de adaptación, relacionados con la planificación y gestión del desarrollo urbano, edificación e infraestructuras del transporte, protección de la biodiversidad frente al calentamiento global, política forestal y desarrollo rural, planificación y gestión del agua y de la costa y seguridad alimentaria.

La participación ciudadana tiene un título dedicado exclusivamente dentro de la APLCCTE. Se establece que cualquier plan, estrategia, instrumento y disposición que se adopte en materia de cambio climático deberá realizarse garantizando la participación de los agentes sociales y económicos interesados, y del público en general.

A partir de 2021 se convocarán subastas para impulsar la construcción de al menos 3.000 MW de instalaciones renovables. Se recoge también promover y facilitar la eficiencia energética y el uso de fuentes renovables en el ámbito de la edificación.

El APLCCTE recoge en un título el objetivo de fomentar la actividad económica y la mejora de la empleabilidad de los trabajadores en la transición hacia un desarrollo bajo en carbono.

Por otra parte, se ha presentado el borrador actualizado del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) que propone una senda de descarbonización para la próxima década coherente con el aumento de la ambición frente al cambio climático.

 

Fuente: https://www.miteco.gob.es/es/prensa/ultimas-noticias/la-ley-de-cambio-clim%C3%A1tico-y-transici%C3%B3n-energ%C3%A9tica-entra-en-la-recta-final-de-su-tramitaci%C3%B3n-administrativa/tcm:30-506983

 

El Banco Mundial publica con el apoyo de Idom una nueva guía para el análisis de los riesgos del cambio climático en los caminos vecinales de Perú

Cada vez son más visibles los efectos del cambio climático sobre diferentes sectores de la economía y sobre la vida de las personas alrededor del mundo. El sector transporte es uno de los más vulnerables al cambio climático, directamente relacionado con el crecimiento económico y competitividad de un territorio y de un país.

Perú es el tercer país de Latinoamérica con mayor tasa de pérdidas y daños por desastres naturales entre los años 1990 y 2013, y el segundo por cada 100.000 habitantes (UNISDR, 2015). En el año 2017, las pérdidas económicas por las inundaciones que azotaron Perú ascendieron a 3.000 millones de dólares, equivalente al 1,6% del PIB del país (Macroconsult, 2017). Además, las previsiones climáticas prevén un aumento generalizado de los eventos extremos de precipitación en Perú. Debido a esta realidad, se antoja imprescindible integrar criterios de adaptación en los instrumentos de planeación del desarrollo económico como son el diseño de infraestructuras de larga vida útil. Este es el caso de los caminos vecinales de Perú. De integrar información relacionada a los impactos y la adaptación al cambio climático en su proceso de diseño y mantenimiento, estos caminos alcanzarán niveles de resiliencia mayores a fenómenos extremos relativos al cambio climático.

La Guía de Análisis de Riesgos y Recomendaciones Técnicas forma parte del apoyo brindado a los países a nivel mundial por el Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR) en el marco de su agenda de Transporte y Atención al Manejo de Riesgos para mejorar la resiliencia de la infraestructura de transporte. Además, la Guía se desarrolla como parte de una asistencia técnica al Gobierno del Perú “Construyendo resiliencia a eventos asociados al cambio climático en la red de caminos vecinales del Perú” en el marco del Programa de Apoyo al Transporte Subnacional (PATS), co-financiado por el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Gobierno del Perú, e implementado por PROVÍAS DESCENTRALIZADO (PVD) dependiente del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

La Guía propone una metodología en la que se incluye un análisis de riesgos climáticos, tanto actuales como los previstos a través de proyecciones climáticas futuras, además de medidas de resiliencia en los diseños y programas de mantenimiento de caminos vecinales de Perú. En concreto, presenta una metodología en la que se analizan los riesgos respecto a amenazas climáticas a lo largo de un tramo vial vecinal y con base a una priorización de indicadores de riesgos; y se identifican los puntos para los cuales es más relevante incluir recomendaciones técnicas en los diseños de los caminos.

En resumidas cuentas, la Guía tiene por objeto ser un instrumento útil y de fácil aplicación para mejorar la adaptación al cambio climático en los caminos vecinales del Perú. En particular para personal de perfil técnico que trabaja en el desarrollo y en la gestión de la red de caminos vecinales del Perú.

 

Más información:

http://documents.worldbank.org/curated/en/784611564171359846/pdf/Construyendo-Resiliencia-a-Eventos-Asociados-al-Cambio-Climatico-en-la-Red-de-Caminos-Vecinales-del-Peru-Guia-de-Analisis-de-Riesgos-Climaticos-y-Recomendaciones-Tecnicas.pdf

El turismo mundial contamina cuatro veces más de lo que se calculaba

Fuente Pixabay

En la actualidad, el turismo contribuye significativamente al producto interior bruto mundial y posee una proyección de crecimiento anual que se cifra en el 4 % y que supera al de otros muchos sectores económicos. Sin embargo, el efecto nocivo por emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al mismo, ha sido, hasta la fecha, desconocido.

Una investigación de la Universidad de Sídney, publicada en la revista científica Nature Climate Change, ha sido la primera en cuantificar la aportación del turismo a la emisión de gases de efecto invernadero a lo largo de la cadena de suministro.

El estudio, que según su autora Arunima Malik, es “la primera mirada mundial sobre el verdadero coste del turismo, incluyendo elementos de consumo como comidas en restaurantes y souvenirs”, introdujo en el análisis a países como Estados Unidos, China, Alemania e India, grandes emisores de gases de efecto invernadero, y a pequeños estados insulares, como Maldivas, Mauricio, Chipre o Seychelles, por atraer una desproporcionada cuota de emisiones de carbono debido a su pequeña población y la masiva llegada de turistas extranjeros. En estos últimos, el turismo internacional puede llegar a representar entre el 30 y el 80 por ciento de las emisiones nacionales.

Una vez cuantificados los flujos globales de carbono relacionados con el turismo entre 160 países y sus huellas de carbono bajo las perspectivas de contabilidad de origen y destino, el estudio encontró que, entre 2009 y 2013, la huella de carbono global del turismo aumentó de 3,9 a 4,5 Gt CO2e, cuatro veces más de lo que se había estimado anteriormente, lo que representa aproximadamente el 8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

El líder de la investigación, Manfred Lenzen, dijo que un factor clave de la huella del turismo son los viajes aéreos y que esta previsiblemente aumentará a medida que la demanda y las mejoras tecnológicas hagan los viajes de lujo más asequibles. Según la publicación, la contribución de los viajes aéreos a las emisiones contaminantes es del 12 por ciento del total del impacto del turismo, lo que equivale a 0,55 Gt CO2e.

Como consecuencia de lo todo ello, la coautora del estudio, Ya-Yen Sun, de la Universidad de Queensland y la Cheng Kung de Taiwán, instó a incluir el turismo en los planes contra el cambio climático, y aplicar impuestos o planes de intercambio de emisiones para la aviación.

Fuente:

Nature Climate Change

https://www.nature.com/articles/s41558-018-0141-x

El organismo marítimo de Naciones Unidas adopta una estrategia para combatir el cambio climático en el sector

Los más de 100 países reunidos en la Organización Marítima Internacional (OMI) en Londres el pasado 13 de abril han adoptado una estrategia inicial para la reducción de gases de efecto invernadero de los buques. Esta estrategia define una visión para reducir los gases de efecto invernadero ocasionadas por el transporte marítimo internacional y para eliminarlos tan pronto como sea posible durante este siglo.

Esta visión reafirma el compromiso de la OMI para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte marítimo internacional. Finalmente y tras las negociaciones mantenidas entre los países participantes, la estrategia inicial concibe por primera vez una reducción en el total de las emisiones de gases de efecto invernadero provocados por el transporte marítimo internacional de al menos el 50% en 2050 (comparado con los niveles de 2008), al mismo tiempo que se persigue eliminarlas por completo. La estrategia incluye una referencia específica a un «escenario de reducción de emisiones de dióxido de carbono coherente con los objetivos de temperatura del Acuerdo de París«.

Esta iniciativa actúa como marco de trabajo para los Estados Miembros, definiendo la futura visión para el transporte marítimo internacional, los niveles de ambición para reducir las emisiones de efecto invernadero y los principios rectores. También incluye una lista de posibles medidas adicionales a corto, medio y largo plazo, con los plazos posibles y sus repercusiones para los Estados. La estrategia también identifica barreras y medidas de apoyo como la creación de capacidad, la cooperación técnica y la investigación y desarrollo.

El  Secretario General de la OMI manifestó que la adopción de la estrategia suponía una nuevo ejemplo del reconocido espíritu de cooperación y que permitiría a la Organización otorgar una base sólida para la labor futura en materia de cambio climático.

Según la «hoja de ruta» aprobada por los Estados Miembros en 2016, la estrategia inicial será revisada en 2023.

Aprovechando el impulso de la labor en este sentido, el Comité acordó celebrar la cuarta Reunión interperiodos del Grupo de trabajo sobre la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes de los buques (ISWG-GHG) a principios de septiembre de 2018. Este grupo de trabajo tendrá como cometido elaborar un programa de medidas de seguimiento de la estrategia inicial; seguir considerando cómo avanzar en la reducción de emisiones de GEI procedentes de los buques para asesorar al Comité e informar a la próxima sesión del MEPC (MEPC 73), que se reunirá del 22 al 26 de octubre de 2018.

La OMI ha adoptado medidas obligatorias en todo el mundo para abordar las reducciones de gases de efecto invernadero. La OMI está llevando a cabo proyectos mundiales de cooperación técnica con el fin de reforzar la capacidad de los Estados Miembros, especialmente los países en desarrollo, para implantar y apoyar la eficiencia energética en el sector marítimo.

 

Fuente: http://www.imo.org/