Archivo de la categoría: economía del cambio climático

IDOM participa en el foro “Difusión de resultados de estudios en materia de economía ambiental y de recursos naturales 2018” del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de México

El equipo de cambio climático y medio ambiente de IDOM tiene como objetivo integrarse, en los países donde labora, al ciclo de políticas públicas con insumos de la más alta calidad académica. Prueba de ello se vivió el pasado 10 de diciembre en el foro “Difusión de resultados de estudios en materia de economía ambiental y de recursos naturales 2018” celebrado en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México. El evento coordinado por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) contó con la presencia y participación de autoridades y expertos de reconocidas instancias como el Centro Transdisciplinar Universitario para la Sustentabilidad (Centrus) de la Universidad Iberoamericana, el Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial A.C. (CentroGeo), el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) y de IDOM.

IDOM fue representada por la Dra. Zuelclady Araujo, coordinadora de medio ambiente de IDOM México, quien presentó los resultados de la consultoría titulada “Modelación económica del sector Agricultura, Silvicultura y otros Usos de la Tierra (AFOLU) para la estimación de línea base de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y compuestos climáticos de vida corta (CCVC)”. En el contexto de este estudio, llevado a cabo por encargo del INECC, la Dra. Araujo y su equipo desarrollaron un modelo económico cuyo objetivo fue pronosticar la actividad económica del sector AFOLU (se refiere a Usos de la tierra, cambios de uso de la tierra y silvicultura -USCUSS- y agropecuario), y con base en la actividad económica estimar las emisiones de GEI y CCVC asociadas para robustecer la línea base de emisiones de este sector en México con un horizonte temporal al año 2030.

Para cumplir el objetivo de la consultoría, IDOM realizó una caracterización del sector referido para los últimos 15 años. En este ejercicio se describieron para el sector y los subsectores agrícola, ganadero y forestal sus aspectos: ambientales, territoriales, económicos, poblacionales, sociales, financieros, institucionales y legales y sus emisiones. Adicionalmente, se identificaron las principales variables que determinan las emisiones de gases de efecto invernadero del sector tanto de manera teórica como con base en análisis estadísticos descriptivos y de correlación.

Posteriormente, con base en un análisis multicriterio, el equipo consultor concluyó que un Modelo de Equilibrio General (MEG) era el más idóneo para el estudio. Para la construcción del modelo antes citado, se usaron diversos insumos nacionales entre los que destacan: la Matriz de Insumo Producto (MIP) 2013 y la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de los Hogares (ENIGH) 2016, ambas del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI). Una vez que se dispuso de esta información, se construyó una Matriz de Contabilidad Social (MCS) que sirvió para alimentar el código del modelo desarrollado y en el programa “Sistema General de Modelación Algebraica (GAMS por sus siglas en inglés)”. En el caso específico de este estudio se optó por desarrollar un modelo estático que una vez calibrado, sirvió de base para un modelo dinámico con el que se proyectaron las emisiones de GEI y CCVC del sector AFOLU hasta el año 2030.

Respecto a los resultados de los ejercicios de modelación, en el caso del modelo estático se hizo una comparación con las emisiones reportadas por el INECC para el año 2015 obteniendo una variación de 7.25%. Por otro lado, para el modelo dinámico se estimó la tendencia de emisiones de GEI y CCVC de los subsectores que componen al sector AFOLU para el año 2030 con una variación menor al 15%. Dichos resultados fueron evaluados con una prueba Manova. Con base en los resultados, es posible afirmar la robustez del modelo para llevar a cabo diversos escenarios y experimentos de política pública.

La participación del equipo de IDOM en esta clase de eventos reafirma el compromiso de la empresa de proveer a sus clientes insumos de la más alta calidad. En este caso, incidiendo no solo en mejores y más informadas políticas públicas para México, sino, participando en eventos académicos de alto prestigio nacional.

 

Semana del Clima de América Latina y el Caribe

 

La Semana del Clima de América Latina y el Caribe (LACCW 2018, por sus siglas en inglés) ha tenido lugar este año en Montevideo del 20 al 23 de agosto. La agenda, en la que se encuentra el 11º Foro de Carbono de América Latina y el Caribe, ha reunido una serie de actividades, talleres y exposiciones enfocados en la implementación de las Contribuciones Determinadas a Nivel nacional (NDCs, por su sigla en inglés) de los países bajo el Acuerdo de París y la Acción Climática, hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El lema de esta Semana del Clima ha sido:  “Acción climática para el desarrollo sostenible: impulsando el cambio en América Latina y el Caribe”.

Tras cuatro intensas jornadas de discusión ha sido marcada un compromiso conjunto por parte de sus más de 500 participantes para «redoblar esfuerzos» hacia la implementación del Acuerdo de París.

El Programa completo de la LACCW se puede descargar en este link

http://www.mvotma.gub.uy/component/k2/item/10011460-programa-completo-uruguay-hospedara-la-semana-del-clima-de-america-latina-y-el-caribe-2018

Las emisiones de CO2 en España presentan la mayor subida desde 2002

 

Las emisiones se han incrementado en un 4,4% respecto al año 2016 debido principalmente al sector generación de electricidad que, debido a una caída en la contribución de la hidroeléctrica en un 49% y un incremento de la producción a partir de carbón y ciclo combinado, ha supuesto un 18,8% más respecto al año anterior. Los episodios de sequía durante el año 2017 han hecho de este el año más seco desde 1965 lo cual ha contribuido a la poca contribución de la generación hidroeléctrica dentro del mix eléctrico del país. Por otro lado, el aumento del PIB en un 3,1 % ha ayudado a esta subida en las emisiones desde 2016.

En este sentido, el secretario de Estado de Medio Ambiente Hugo Morán ha destacado que “Es preciso definir una hoja de ruta para mantener unos resultados óptimos aun cuando las condiciones climatológicas sean adversas y desacoplar el crecimiento económico de las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Fuente: https://www.tiempo.com/ram/443681/las-emisiones-de-co2-crecen-en-espana/

El incremento de las emisiones respecto a 2016 se produjo en todos los sectores, si bien es cierto que el sector generación de electricidad supuso el mayor incremento, las emisiones procedentes de los sectores sujetos al régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (ETS, Emissions Trading System) las cuales suponen un 40% del total, también aumentaron un 10,3%. A continuación, se describen de forma desglosada las emisiones y sus incrementos por sectores respecto a 2016:

  • Transporte: el sector transporte, el cual supone un 26% del total de las emisiones, ha sufrido un aumento del 2,6%.
  • Generación eléctrica: las emisiones procedentes de este sector suponen un 21% del total y, como se describía anteriormente, se han incrementado en un 18,8%
  • Industria: suponen un 19% del total de emisiones y, en total, han incrementado sus emisiones en 4,2% en parte debido al incremento de las empresas ligadas al régimen ETS.
  • Residencial, comercial e institucional: con una contribución al total del 8%, han disminuido sus emisiones en 2,8%
  • Agricultura: sector que contribuye al total con un 10% ha aumentado sus emisiones en 2,9%.
  • Residuos: suponen un 4% del total de las emisiones del país se han mantenido casi constantes respecto al año anterior con una disminución de 0,06%.
  • Refino: el sector refino el cual supone un 3% de contribución al total ha disminuido un 2,0%.
  • Gases fluorados: las emisiones procedentes de este sector contribuyen en un 2% y han disminuido un 17,2% por efecto del impuesto sobre el uso de dichos gases.
  • Sector LULUCF: las absorciones de este sector se han contabilizado en un 11% de las emisiones totales del inventario. Respecto al año 2016 esta cifra ha disminuido en un 4,8% como consecuencia en la disminución del crecimiento de la biomasa y por un aumento en los incendios forestales.

Esta situación aleja a España de los compromisos marcados por la UE dentro del marco del Acuerdo de París de 2015. De acuerdo con dichos compromisos, España debería reducir sus emisiones en más de un 45% en 12 años, ya que, actualmente, está emitiendo un 17,8% más que en 1990 cuando el objetivo es reducirlas un 20% más para 2030. El proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética que el ministerio plantea para antes de agosto permitirá marcar unas pautas a seguir en dirección al cumplimiento de los objetivos marcados.

Fuentes:

https://www.tiempo.com/ram/443681/las-emisiones-de-co2-crecen-en-espana/

http://www.publico.es/sociedad/espana-registra-mayor-subida-emisiones-co2-ultimos-15-anos.html

 

 

La Comisión Europea fomentará la alineación del sector financiero con los compromisos climáticos

La Comisión Europea prepara un documento dentro del marco de acción sobre finanzas sostenibles, para que el sector financiero sea más transparente sobre su exposición al cambio climático e incluya pruebas de estrés de carbono para 2020. De esta manera, y una vez conocidos los resultados del sector financiero, se podrán penalizar a las entidades cuyas líneas de acción no sean coherentes con los compromisos de cambio climático adquiridos.

La lucha contra el cambio climático se traduce en una menor dependencia de las reservas de combustibles fósiles e infraestructura. Se prevé que, para cumplir con los objetivos de lucha contra el cambio climático, será necesario dejar de usar casi el 35% de las reservas actuales de petróleo, un 50% de las reservas de gas y casi un 90% de las reservas de carbono.

Esto, podría acarrear perjuicios financieros a aquellos sectores dependientes del carbono. Para evitar este impacto financiero, es necesario reducir los riesgos impulsando la transparencia en la divulgación de los riesgos por parte del sector financiero, así como la incorporación de las pruebas de estrés de carbono para 2020. De esta manera, se podría cuantificar la exposición de este sector al cambio climático.

Las mencionadas pruebas de estrés de carbono han sido publicadas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y el Banco Central Europeo (BCE), las cuales están diseñadas para analizar la capacidad de recuperación de los bancos a las crisis económicas.

Fuente: Revista Mercados de Medio Ambiente

Fuente: Mercados de Medio Ambiente http://www.mercadosdemedioambiente.com/actualidad/la-ce-pisa-el-acelerador-para-que-el-sector-financiero-se-alinee-con-los-compromisos-climaticos/

Finaliza la COP23 en Bonn

 

La COP23 finalizó el 18 de noviembre con la aprobación de un documento en el que los países se comprometen a realizar una evaluación de sus emisiones de CO2 para el año 2018.

Desde que fue firmado el Acuerdo de Paris en 2015, la COP23 prometía ser un evento de negociaciones técnicas en las que se negociarían los detalles de la continuación del acuerdo a partir de 2020. Este año, además, la COP23 ha sido la primera de las negociaciones desde que Estados Unidos anunciara su posible retirada del acuerdo de Paris y la primera COP que se celebra bajo la presidencia de un pequeño estado en desarrollo como lo es Fiji.

A continuación, las principales conclusiones tras la finalización del evento:

  • Diálogo de Talanoa: Los países revisarán a partir de enero de 2018 su acción climática en intervalos regulares. Este dialogo tiene dos objetivos, por un lado, hacer balance de los esfuerzos colectivos de las Partes con relación al progreso en el logro del objetivo a largo plazo en materia de mitigación y, por otro lado, el de informar la preparación de las Contribuciones Nacionales (NDC, por sus siglas en ingles).
  • Acción de pre-2020: Surgió un conflicto clave acerca de los compromisos pre-2020. Este conflicto ha estado motivado principalmente por la preocupación por parte de los países en desarrollo, de los esfuerzos llevados a cabo por los países ricos en cumplir con sus compromisos para el periodo 2020. El conflicto viene dado por dos problemas:
    • Los países desarrollados no han aportado aun la financiación prometida (100 billones de dólares a 2020)
    • La enmienda de Doha (un segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto para los años previos hasta 2020) no ha sido ratificada aun por suficientes países para que entre en vigor
  • Fin de la era del carbón: Uno de los acontecimientos fue el lanzamiento del llamado “Powering Past Coal Alliance” (Alianza Global para Eliminar el Carbón) por el Reino Unido y Canadá. Esta alianza señala que la eliminación del carbón es para 2030 en la OCDE y EU28, y antes de 2050 en el resto del mundo. Lamentablemente, España no fue uno de los países firmantes de este acuerdo.
  • Financiación climática: Se anunciaron diversas aportaciones económicas en favor de financiar acciones contra el cambio climático de las cuales destacan las aportaciones al Fondo de Adaptación de 50 millones de euros de Alemania, siete millones de Italia, con lo que el mecanismo supera los 93.3 millones de dólares. La iniciativa InsuResilence  recibe 125 millones de dólares de Alemania para la provisión de seguros para los países más vulnerables. Noruega y el Fondo Unilever anunciaron 400 millones de dólares para proyectos comerciales, mientras Alemania y Reino Unido anunciaron otro paquete de 153 millones de dólares para reforestación en la selva amazónica.
  • “Reglamento” de París: Este reglamento establecerá reglas más técnicas y los procesos necesarios para el cumplimiento del Acuerdo de Paris. El plazo acordado es la próxima COP que se celebrará en Polonia. Sin embargo, serán necesarias negociaciones intermedias para lograr el lanzamiento de lo que puede llamarse la “Guía para la Implementación del Acuerdo de París”.
  • Daños y perjuicios: El acuerdo de París incluye una sección que reconoce la importancia de evitar y abordar los daños y perjuicios causados por el cambio climático. La COP23 ha incluido debates en este sentido, pero de forma separada y a otro nivel mediante el proceso llamado “Mecanismo Internacional de Varsovia” (o “WIM”).
  • Agricultura: las partes han acordado trabajar durante los próximos años en cuestiones que enlazan la agricultura y el cambio climático agilizando dos debates técnicos en esta materia. Para ello se ha pedido a los países que presenten sus opiniones acerca de las problemáticas en este sector.

Tal y como puede observarse, la COP23 finalizó con diversos avances principalmente sobre cuestiones técnicas, pero quedando aun asuntos clave por resolver y que generan expectativas para la próxima COP de 2018 en Polonia. Una COP marcada por desacuerdos sobre la financiación de los países en desarrollo y los países ricos que concluye con la aprobación del proceso o Diálogo de Talanoa como acuerdo esencial y con una serie de fechas y acontecimientos que tendrán lugar durante el próximo año, 2018.