Archivo de la categoría: economía neutra en carbono

El equipo de cambio climático de IDOM presente en el Basque Ecodesign Meeting 2020 celebrado en Bilbao

El Basque Ecodesign Meeting (BEM) 2020 ha dejado claro que la economía circular y baja en carbono es un proceso irreversible, en el que ciudadanía, empresas y administraciones deben avanzar juntos.

El pasado 26-27-28 de febrero el equipo de cambio climático de IDOM ha asistido al congreso Basque Ecodesign Meeting (BEM) 2020 celebrado en el Palacio de Congresos Euskalduna de Bilbao y que es considerado el mayor congreso sobre ecodiseño del sur de Europa.

Organizado por el Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco a través de la sociedad pública IHOBE, y el Basque Ecodesign Center, el BEM ha acercado a Euskadi a más de 700 profesionales de ámbitos tan dispares como las energías renovables, la automoción, la movilidad, la construcción, la maquinaria, la alimentación o el sector de mobiliario, unidos todos ellos por el interés en tendencias y retos para lograr productos y servicios ecodiseñados y creados bajo la lógica de la economía circular.

En su inauguración, casi un mes después del desprendimiento del vertedero de Zaldibar que mantiene desaparecidos a dos trabajadores, el consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola, ha reivindicado que Euskadi tiene que “replantear a fondo el modelo de gestión de residuos” para que “no resulte tan cómodo y tan barato optar por el vertido como hasta ahora”, y ha apostado por medidas como la creación de una “tasa ecológica de vertido, una tasa o canon consistente y disuasorio”. Asimismo, ha ligado dicha realidad con la necesidad de continuar incrementando las tasas de reciclaje, cifrada en el 52% en 2016, e impulsar un modelo económico en el que se incentiven iniciativas de ecodiseño y economía circular. En este sentido, el consejero ha comentado que “esta nueva edición del BEM se celebra en un contexto en el que la Unión Europea nos plantea una nueva política medioambiental plasmada en el denominado Pacto Verde, para impulsar el cambio hacia un sistema energético y económico más eficiente en el uso de los recursos a través de la innovación”.

A lo largo de las dos primeras jornadas del BEM los profesionales, además de abordar los nuevos retos y tendencias del ecodiseño, y de observar los avances realizados en la materia por las empresas vascas, han podido asistir a diversas mesas sectoriales. A través de estas, se ha reflexionado sobre sustancias reciclables en el sector químico, sobre los materiales críticos en el sector del metal, sobre la necesidad de modularizar y remanufacturar en el área de mobiliario, sobre nuevos envases sostenibles en el ámbito alimentario o sobre la utilización de materiales sostenibles y ligeros, así como del alargamiento de la vida de los productos o la segunda vida de materiales en el área de movilidad y automoción, entre otros.

La sesión del viernes se ha centrado en que la revolución verde esté garantizada en las nuevas generaciones. Se han mostrado experiencias de jóvenes de centros de formación profesional y de la Escuela de Hostelería de Galdakao sobre emprendimiento verde y para reducir el despilfarro de alimentos en el ámbito agroalimentario. Además, los más de 200 estudiantes de universidades y Formación Profesional que han asistido, así como su profesorado, han participado en diversas dinámicas y juegos para acercarse a los conceptos del ecodiseño y de la economía circular.

Exposición ‘20 años de ecodiseño Made in Euskadi’

En el marco del encuentro, se ha instalado en el propio Palacio Euskalduna la exposición ‘20 años de ecodiseño Made in Euskadi’ con el propósito de mostrar a la ciudadanía cómo Euskadi se ha convertido en uno de los principales referentes en ecodiseño desde que hace 20 años surgieran los primeros proyectos.

La muestra, con más de 130 productos ecodiseñados y fabricados íntegramente en el Euskadi por 98 empresas, es la primera de estas dimensiones en Europa, albergando desde estuches para instrumentos musicales hasta prendas de vestir, así como eslabones de cadenas de grandes dimensiones, lámparas o botellas.

El consejero Arriola ha subrayado que la exposición es una muestra que refleja la “excelencia alcanzada por el tejido industrial vasco en economía circular” y de la “madurez ambiental de Euskadi”. Arriola ha aplaudido la posición de liderazgo de Euskadi en materia de ecodiseño, con 55 empresas certificadas en ecodiseño y 43 productos con declaración ambiental (el 31% de las declaraciones en España, según los últimos datos).

 

Los fondos de inversión ponen el foco en el cambio climático

El presidente de BlackRock (Larry Fink), la mayor gestora de fondos del mundo ha aprovechado la carta anual que emite a los presidentes y consejeros delegados de las principales compañías para trasladar su apuesta por aquellas empresas que comuniquen convenientemente su información de sostenibilidad. De hecho, ha recalcado que estarán cada vez más dispuestos a votar en contra de los equipos directivos y los miembros de los consejos cuando las empresas no hagan suficientes esfuerzos en materia climática.

Esta iniciativa ya comenzó el año pasado, cuando Fink votó en contra o se abstuvo en la elección de 4.800 consejeros en 2.700 empresas por la falta de transparencia en términos de sostenibilidad.

Fuente: El mayor fondo de inversión del mundo castigará a las empresas que no luchen contra el cambio climático, El País.

El calentamiento global ha generado un impacto en el crecimiento económico ya que cada vez los inversores son más conscientes de que el factor climático supone un riesgo no solo a nivel medioambiental sino también económico. Larry Fink ha asegurado que, desde el punto de vista de la inversión, aquellas empresas que integren en sus políticas acciones climáticas pueden proporcionar a largo plazo mejores rentabilidades ajustadas al riesgo.

Esta transparencia en cuanto a la sostenibilidad debe tener un propósito, concretamente en este caso, debe perseguir un capitalismo más sostenible e inclusivo. De esta forma, dicha transparencia debería ayudar a los inversores a valorar qué empresas responden ante sus grupos de interés. Fink hace hincapié que los inversores deben tener información más clara acerca de la gestión medioambiental de las empresas incluyendo a su vez información acerca de la sostenibilidad en su cadena de suministro.

Concluye que, tarde o temprano, como consecuencia del cambio climático, se va a producir una importante reasignación de capital entre las empresas a nivel mundial la cual estará fuertemente influenciada por la apuesta por un desarrollo sostenible.

Más información: BlackRock

 

El Consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola, anuncia la aprobación de la nueva Estrategia de Economía Circular de Euskadi 2030

 

El pasado martes 7 de enero el Gobierno Vasco aprobó la Estrategia de Economía Circular de Euskadi 2030, documento estratégico a través del cual se pretende consolidar a Euskadi como una región referente a nivel europeo en economía circular.

Tras la publicación en 2018 del Diagnóstico de Economía Circular y el Panel de indicadores de Economía Circular (este último elaborado por IDOM), Euskadi se propone en el horizonte 2030 impulsar la transición desde el modelo económico lineal tradicional hacia uno circular que reafirme la descarbonización de la economía vasca y la progresiva reducción tanto en el consumo de materiales como en la generación de residuos. Además, como resultado de dicha transición se espera el aumento de la facturación de las empresasvascas hasta los 10.000 millones de euros en productos más circulares, la creación de 3.000 nuevos puestos de trabajo y la reducción de un 26% las emisiones de carbono asociadas al consumo.

A través del Consejo de Gobierno el Consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola, señaló el incremento del 30% de la productividad material, la ampliación en un 30% la tasa de uso de material circular y la reducción de un 30% la tasa de generación de residuos por unidad de PIB como los tres grandes objetivos de la Estrategia de Economía Circular de Euskadi 2030. Asimismo, apuntó que la nueva estrategia, para cuya aplicación efectiva se cuenta con un Plan de Acción 2025, se articulará a través de 10 líneas de actuación relativas a cuatro ámbitos de actuación:

  • Competitividad e Innovación
  1. Nuevos modelos de negocio circulares
  2. Innovación y nuevas tecnologías en economía circular
  3. Nuevos materiales sostenibles para prolongar la vida útil de los productos
  • Producción
  1. Ecodiseño de productos y edificios
  2. Fabricación eficiente
  • Consumo
  1. Fomentar un modelo de consumo más circular
  2. Reducir el despilfarro alimentario
  3. Promover el uso más eficiente de plásticos.
  • Gestión de residuos y materias primas secundarias
  1. Aumentar la tasa de reutilización, reciclaje y recuperación de residuo
  2. Incrementar el uso de materias primas secundarias.

El BEI aprueba movilizar un billón de euros para luchar contra el cambio climático

El jueves, 21 de noviembre, el Banco de Inversión Europeo (BEI) anunció a través de su Consejo de Administración la decisión de dejar de financiar nuevos proyectos basados en los combustibles fósiles lo cual afirma su alineación con la estrategia europea de cambio climático. Esta decisión de dejar de financiar este tipo de proyectos se hará efectiva a partir de 2021 para lo cual desbloqueará un billón de euros a lo largo de la próxima década. A través de esta medida el BEI pretende convertirse en la banca climática de Europa.

En línea con esta medida, el BEI se ha propuesto alcanzar una cuota de renovables del 32% en toda la Unión Europea, acercándose al propósito de 2050 de descarbonizar toda la economía europea en línea con los objetivos planteados en el Acuerdo de París. Los socios del BEI también se han fijado el mismo objetivo de descarbonización para 2050 a excepción de Polonia, Hungría, la República Checa y Estonia.

Werner Hoyer, el presidente del banco, declaró que “El BEI ha sido el banco climático de Europa durante años. Hoy ha decidido dar un salto cuantitativo en su ambición. Dejaremos de financiar combustibles fósiles y lanzaremos la inversión de estrategia climática de cualquier institución financiera en el mundo”.

Si bien es cierto que desde 2014, el BEI ya venía apoyando proyectos basados en las energías renovables y eficiencia energética, a partir de ahora podrá financiar hasta el 75% del coste de proyectos de inversión en aquellos países en los que la dependencia de los combustibles fósiles es fundamental dentro de su economía.

Concretamente, esta medida se basa en cinco compromisos definidos por el BEI para la próxima década:

  • Priorización de proyectos de eficiencia energética en línea con los objetivos de la Unión Europea bajo la Directiva de Eficiencia Energética de la UE
  • Permitir la descarbonización de la energía a través del apoyo a proyectos basados en tecnología baja o neutra en carbono, con el objetivo de alcanzar una cuota de participación del 32% de energías renovables para 2030
  • Aumentar la financiación para la producción de energía descentralizada, almacenamiento de energía y e-movilidad
  • Asegurar inversión para fuentes de energía nuevas e intermitentes como la eólica y la solar
  • Aumentar el impacto de la inversión para apoyar la transformación de la energía más allá de las fronteras de la Unión Europea

El BEI plantea además disminuir el umbral a 250 gramos de CO2 equivalente el kilovatio hora producido para apoyar a los nuevos proyectos energéticos.

Para más información: https://www.eib.org/en/press/all/2019-313-eu-bank-launches-ambitious-new-climate-strategy-and-energy-lending-policy.htm

El ‘gabinete clima’, conformado por representantes del Gobierno de gran coalición alemán, trata de sentar las bases para lograr cumplir los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero de Alemania

Representantes del Gobierno de gran coalición alemán liderado por Angela Merkel se reunieron ayer jueves 19 de septiembre para tomar una decisión relativa al gran paquete de medidas climáticas en el que trabajan desde hace meses. Dicha reunión, que según han informado medios alemanes se ha alargado hasta hoy viernes, pretende asentar las bases para que la primera economía europea logre cumplir sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero. El trasporte, la agricultura o la vivienda son solo algunos de los sectores que se verán afectados por un bloque de medidas que se prevé lleguen a sumar al menos 40.000 millones de euros.

La resolución positiva del ‘gabinete del clima’, que es como se ha llamado a esta reunión, parece clave para un Gobierno en tela de juicio que necesita demostrar que funciona y que es capaz de producir resultados tangibles. Su llegada a buen puerto, además, resulta indispensable en un país en el que la crisis climática se ha convertido en la primera preocupación ciudadana., y en el que, además de los estudiantes, los sindicatos, la iglesia evangélica y una legión de empresas apoyan la gran protesta global por el clima convocada por Fridays for Future de hoy viernes. Pero, es más, de consumarse el acuerdo, sucedería tres días antes de que Naciones Unidas celebre en Nueva York la cumbre del clima donde Merkel podría volver a ejercer un liderazgo ambientalista, después de haber hecho los deberes en casa, o al menos sentado las bases para hacerlos. Por el contrario, si las negociaciones fracasan, Alemania, el sexto país del mundo con mayores emisiones de CO2, incumplirá sus objetivos de reducción de un 40% de sus gases de efecto invernadero para 2020 comparado con los niveles de 1990 y caminará hacia el incumplimiento de su compromiso europeo de reducción del 55% para 2030.

Para evitar dicho descalabro y dar de paso un impulso a la industria alemana sin que esto penalice a la clase trabajadora, preparan ahora esta gran iniciativa en la que participan los ministros con responsabilidades en sectores clave para la lucha contra el cambio climático. Poner precio a las emisiones de CO2 en el sector del transporte y de la construcción y establecer un mecanismo de comercio de las emisiones son solo unas de las medidas estrella. También se baraja un encarecimiento de los vuelos nacionales al tiempo que se reduzcan los billetes de tren y del transporte público en general, la subida de los peajes a los coches más contaminantes, el incentivo al coche eléctrico, la prohibición de la calefacción de gasóleo a partir de 2030 o la adaptación de la agricultura a prácticas bajas en emisiones.