Archivo de la categoría: Emisiones GEI

IDOM participa en la evaluación y diagnóstico del Nivel de Referencia de Emisiones Forestales de Indonesia

Desde marzo el equipo de cambio climático de IDOM desarrolla una evaluación y diagnóstico del Nivel de Referencia de Emisiones Forestales (FREL, por sus siglas en inglés) de Indonesia en el marco del proyecto “Mejora del Nivel de Referencia de Emisiones Forestales a través de la mejora del conocimiento y la redefinición del sistema de contabilidad de Gases de Efecto Invernadero para Humedales en Indonesia”, proyecto liderado por CIFOR a través de un acuerdo de colaboración con el Gobierno de Noruega.

El objetivo de este proyecto es brindar asistencia técnica al Gobierno de Indonesia para mejorar sus estimaciones de reducciones de emisiones de GEI del sector forestal en el marco de la implementación de sus NDC y el Nivel de Referencia de Emisiones Forestales presentado a la CMNUCC. Para este fin, desde IDOM se realiza la evaluación de la transparencia, precisión, integridad, consistencia y comparabilidad (TACCC) elementos necesarios para cumplir con los principios de la CMNUCC; identificar la dinámica de los bosques subrepresentados (fuentes / sumideros) en los humedales de Indonesia y, en consecuencia, incorporar estos elementos de mejora dentro de las nuevas estimaciones del FREL.

Una de las primeras actividades de este proyecto fue la participación en el taller en línea “Capacity Building on the IPCC 2013 Wetlands Supplement, FREL Diagnostic and Uncertainty Analysis” que se llevó a cabo del 13 al 17 de abril. Donde el objetivo de la participación de IDOM fue capacitar a los funcionarios del Gobierno de Indonesia sobre los principios de Transparencia, Precisión, Comparabilidad, Integridad, Consistencia (TACCC) de la CMNUCC y presentar un primer diagnóstico de cómo se aplican estos principios en el Nivel de Referencia de 2016, esto para construir una serie de recomendaciones que les permitan poder mejorar el nivel de referencia que se presentará a finales del 2020.

Durante todo el desarrollo del proyecto desde IDOM realizaremos las siguientes actividades:

  • Evaluación de la transparencia, exactitud, integridad, consistencia y comparabilidad (TACCC) del actual FREL.
  • Identificación de la dinámica de los bosques insuficientemente representados (fuentes/fondos) en los humedales de Indonesia
  • Una compilación de los datos utilizados para el FREL actualmente presentado y una propuesta de mejora para la implementación en los siguientes FREL.

Para más información puede contactar con Zuelclady Araujo (Zuelclady.araujo@idom.com).

Las restricciones y medidas de contención establecidas por el coronavirus suponen una reducción histórica de las emisiones de GEI chinas

«La reducción del consumo de carbón y petróleo muestra una reducción de, al menos, un 25% de las emisiones con respecto al período comparable el año pasado»

El pasado mes de diciembre fue detectado por primera vez en la ciudad china de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, el actual brote de Coronavirus (COVID-19). Desde entonces, este brote epidémico, provocado por el virus SARS-CoV-2, se ha extendido ya de forma global reportando sintomatología similar a la una neumonía convencional y provocando ya alrededor de 3.400 muertes en todo el mundo. Si bien todavía se desconocen las consecuencias sanitarias, económicas y sociales de esta realidad, puede tener un lado positivo para el medio ambiente.

China, como foco inicial de la epidemia, es el país más afectado. Desde que se detectara el primer caso del COVID-19, además de los más de 80.000 infectados y de las más de 3.000 víctimas, la economía nacional se ha visto paralizada. Como consecuencia, según informa un reciente estudio del medio especializado Carbon Brief, las emisiones de CO2 en China se podrían haber reducido en al menos una cuarta parte. Las drásticas medidas de contención y las restricciones a la circulación para frenar la epidemia, además de provocar que las fábricas permanezcan inactivas o hayan reducido significativamente su producción, han originado que el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) hayan disminuido en 100 millones de toneladas en comparación con el mismo período del año pasado.

Carbon Brief también analiza el descenso del número de vuelos domésticos provocado por el COVID-19 y lo cifra en una caída del 70%. Según el análisis, dichas suspensiones pueden haber supuesto un descenso de emisiones en el sector a nivel global del 11% durante las últimas semanas.

Según otro estudio, realizado esta vez por expertos del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA) con sede en Finlandia, si bien en las dos semanas siguientes a las vacaciones de Año Nuevo en 2019, China había emitido 400 millones de toneladas de CO2 equivalente, dicha cifra se reduce a cerca de 300 millones en las semanas comprendidas entre el 3 y el 16 de febrero de 2020. «La reducción del consumo de carbón y petróleo muestra una reducción de, al menos, un 25% de las emisiones con respecto al período comparable el año pasado», equivalente a una reducción del 6% de las emisiones mundiales durante el período, señala el estudio.

 

Mañana 27S, todos a la Huelga Mundial por el Clima!

¿Por qué una huelga mundial por el clima?

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés)publica hace menos de un año el informe denominado “Global warming of 1,5 ºC”donde se alerta de la catástrofe global que supondría llegar a un aumento del calentamiento de la Tierra de 2ºC con respecto a los niveles preindustriales en comparación con un aumento de 1,5ºC. Los principales datos que este informe (IPCC, 2018) aporta – cada vez acompañados de mayor certeza probabilística respecto a anteriores reportes del IPCC – son los siguientes (adaptado de OECC, AEMET, 2018):

  • El calentamiento global inducido por la actividad humana ha alcanzado en 2017 alrededor de 1ºC sobre el nivel preindustrial. Considerando solamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) acumuladas hasta el momento en la atmósfera, es improbable que se llegase a superar el 1,5ºC de aumento de la temperatura media global. Pero si en los próximos años las emisiones de GEI continúan acumulándose en la atmósfera al ritmo actual, se alcanzará ese calentamiento de 1,5ºC entre las décadas de 2030 y 2050.
  • La diferencia entre 1,5ºC y 2ºC de ascenso es muy importante. Según la comunidad científica, ir más allá de calentamientos superiores a ese 1,5ºC puede suponer que sobrepasen umbrales de irreversibilidad, llegando incluso a quebrantar la capacidad del sistema climático para asumir tales nuevas condiciones, inducidas por el exponencial aumento de las emisiones de GEI.
  • Mantener la temperatura media global por debajo de 1,5ºC:
    • Evitaría una mayor extinción de especies de flora y fauna.
    • Reduciría la subida del nivel del mar en 10 centímetros para 2100, salvando muchas zonas costeras y litorales (en las que hoy se localizan grandes ciudades).
    • Permitiría que 420 millones de personas estén menos expuestas a las olas de calor extremo y que 65 millones menos estén expuestas a olas de calor excepcionales.
  • Podría limitar el derretimiento de la capa de hielo de la Antártida Occidental, lo que frenaría que la mayoría de los arrecifes de coral del mundo desapareciesen.

Asimismo, el reciente informe del IPBES (Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos) ha alzado la voz de alarma entre los ciudadanos.

¿Qué se reivindica?

El objetivo principal de la huelga es declarar de manera inmediata el estado de emergencia climática y que se tomen las medidas concretas necesarias para reducir rápidamente a cero las emisiones netas de gases de efecto invernadero.

Asimismo, se reivindica:

  • La falta de acción climático internacional
  • Un mayor compromiso por parte de las naciones y gobiernos
  • Un nuevo modelo socioecológico que no comprometa la supervivencia de la vida tal y como la conocemos

En vista de la situación actual, cientos de colectivos han organizado una Semana Mundial por el Clima entre el 20 y el 27 de septiembre, siendo este último día la jornada en que hay convocada una huelga a nivel mundial en numerosas ciudades para pedir que los gobiernos realicen “medidas efectivas ante la emergencia climática”.

En España, más de 300 organizaciones han mostrado su apoyo a la convocatoria de huelga del 27 de septiembre, firmando un manifiesto en el que se hace un llamamiento a toda la sociedad.

En el manifiesto por el cual se convoca la huelga global vienen detallados los objetivos a lograr:

  • Asumir la urgencia de la situación climática actual y reconocer la brecha de carbono existente, teniendo los medios de comunicación un papel fundamental para retrasmitir la realidad.
  • Declarar la emergencia climática a través de asumir compromisos, mucho más ambiciosos que los actuales, para garantizar reducciones de gases de efecto invernadero y no superar el aumento de la temperatura global.
  • Acción. Apostar por una energía 100% renovable y de manera urgente reducir a cero las emisiones de carbono lo antes posible.

Además, el manifiesto comunica que la Huelga Mundial por el clima es «una movilización que será huelga estudiantil, huelga de consumo, movilizaciones en los centros de trabajo y en las calles, cierres en apoyo de la lucha climática…».  Y se invita a toda la ciudadanía y al resto de actores sociales, ambientales y sindicales a apoyar esta convocatoria y sumarse a las distintas movilizaciones que sucederán el 27 de septiembre.

¿Dónde y cómo apoyar esta huelga?

Hay numerosas iniciativas en cada una de las ciudades. ¡Echa un ojo a las movilizaciones y súmate! Convocatorias Huelga por el Clima.

Mapas de movilizaciones a nivel internacional:

https://es.globalclimatestrike.net/

https://fridaysforfuture.org/events/map

 

Más información:

https://www.elsaltodiario.com/cambio-climatico/huelga-mundial-clima-27-septiembre

https://osalde.org/events/bilbao-participa-en-la-huelga-mundial-por-el-clima/

https://ccoomagrama.blogspot.com/2019/08/ccoo-llama-sumarse-las-movilizaciones.html

El ‘gabinete clima’, conformado por representantes del Gobierno de gran coalición alemán, trata de sentar las bases para lograr cumplir los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero de Alemania

Representantes del Gobierno de gran coalición alemán liderado por Angela Merkel se reunieron ayer jueves 19 de septiembre para tomar una decisión relativa al gran paquete de medidas climáticas en el que trabajan desde hace meses. Dicha reunión, que según han informado medios alemanes se ha alargado hasta hoy viernes, pretende asentar las bases para que la primera economía europea logre cumplir sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero. El trasporte, la agricultura o la vivienda son solo algunos de los sectores que se verán afectados por un bloque de medidas que se prevé lleguen a sumar al menos 40.000 millones de euros.

La resolución positiva del ‘gabinete del clima’, que es como se ha llamado a esta reunión, parece clave para un Gobierno en tela de juicio que necesita demostrar que funciona y que es capaz de producir resultados tangibles. Su llegada a buen puerto, además, resulta indispensable en un país en el que la crisis climática se ha convertido en la primera preocupación ciudadana., y en el que, además de los estudiantes, los sindicatos, la iglesia evangélica y una legión de empresas apoyan la gran protesta global por el clima convocada por Fridays for Future de hoy viernes. Pero, es más, de consumarse el acuerdo, sucedería tres días antes de que Naciones Unidas celebre en Nueva York la cumbre del clima donde Merkel podría volver a ejercer un liderazgo ambientalista, después de haber hecho los deberes en casa, o al menos sentado las bases para hacerlos. Por el contrario, si las negociaciones fracasan, Alemania, el sexto país del mundo con mayores emisiones de CO2, incumplirá sus objetivos de reducción de un 40% de sus gases de efecto invernadero para 2020 comparado con los niveles de 1990 y caminará hacia el incumplimiento de su compromiso europeo de reducción del 55% para 2030.

Para evitar dicho descalabro y dar de paso un impulso a la industria alemana sin que esto penalice a la clase trabajadora, preparan ahora esta gran iniciativa en la que participan los ministros con responsabilidades en sectores clave para la lucha contra el cambio climático. Poner precio a las emisiones de CO2 en el sector del transporte y de la construcción y establecer un mecanismo de comercio de las emisiones son solo unas de las medidas estrella. También se baraja un encarecimiento de los vuelos nacionales al tiempo que se reduzcan los billetes de tren y del transporte público en general, la subida de los peajes a los coches más contaminantes, el incentivo al coche eléctrico, la prohibición de la calefacción de gasóleo a partir de 2030 o la adaptación de la agricultura a prácticas bajas en emisiones.

Cambio climático y economía circular

Aproximadamente el 62% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (sin contar el sector uso de suelo) son generadas durante la producción de bienes y servicios. En los últimos años el crecimiento de la población, así como un incremento en la demanda de productos ha provocado que la extracción de recursos naturales se haya triplicado en las últimas décadas.

Este incremento en la producción de materiales genera también que tengamos un mayor volumen de desechos que requieren ser dispuestos. Las primeras estrategias que se diseñaron para poder atender esta problemática fueron las 3R: Reciclar, Reducir y Reutilizar, sin embargo, estaba anidado en un enfoque lineal donde un producto se adquiría se reutilizaba o se reducía su generación y finalmente quedaba un desecho que debía ser dispuesto, o en el caso del reciclaje se volvía a utilizar por medio de una transformación.

La economía circular parte de este concepto, donde se dejan de ver los productos residuales como desechos para verse como elementos de alimentación para otros sistemas. La economía circular implica que cambiemos el paradigma de pensamiento en la producción y consumo donde veamos la forma de reintegrar los diferentes elementos al entorno.

De acuerdo al Circle Economy, cumplir con el objetivo del acuerdo de parís solo puede lograrse mediante una economía circular, por lo que la han propuesto que la agenda circular y la agenda de reducción de carbono sean complementarias.

Con base en la ONU, implementar nuevas medidas de economía circular podría, además reducir entre un 80 y 99% los desechos industriales y entre un 73 y 99% de sus emisiones (ONU, 2018).

Para poder transitar a un esquema de economía circular es indispensable conocer el ciclo de vida de nuestros productos y procesos y en cada una de sus etapas identificar las entradas y salidas. Para cualquier estudio de este tipo estaremos encantados de ayudar desde el área de MA de IDOM.