Archivo de la categoría: Mitigación

IDOM apoyará a Siemens-Gamesa en el desarrollo de un Plan de Sostenibilidad Ambiental en su unidad de negocio de Onshore

IHOBE, a través del Basque Ecodesign Center (BEdC) y con el apoyo del equipo de cambio climático de IDOM, comenzará a trabajar junto con Siemens-Gamesa en la definición de un Plan de Sostenibilidad Ambiental que sirva como hoja de ruta para evolucionar en su objetivo de 0 emisiones en 2025 para su unidad de negocio de Onshore.

Actualmente, la organización calcula y verifica anualmente la huella de carbono de su unidad de Onshore y desarrolla y reporta acciones de reducción de emisiones, sin embargo, no existe aún una estrategia u hoja que integre la información existente y la implemente de forma eficiente.

Para dar respuesta a esto, el objetivo de esta iniciativa es elaborar un plan que integre los aspectos de mitigación al cambio climático y la economía circular, con el fin de lograr:

  • La reducción de emisiones a 2025.
  • La identificación de acciones más adecuadas.
  • Establecer una hoja de ruta para alcanzar el objetivo fijado.
  • Establecer un marco de seguimiento.
  • Establecer los recursos necesarios.

El alcance de los trabajos incluye:

  • Planificación del alcance del plan.
  • Diagnóstico de GEI y materiales.
  • Identificación de buenas prácticas en mitigación al cambio climático y economía circular.
  • Desarrollo de un escenario tendencial de GEI y materiales.
  • Identificación, selección y desarrollo de acciones dirigidas a alcanzar los objetivos fijados.
  • Cuantificación de la reducción de emisiones de GEI y materiales correspondientes a la implementación de las acciones seleccionadas, así como el coste aproximado de cada una de ellas.
  • Planificación de indicadores de gestión para las acciones y desarrollo de un marco de seguimiento a partir de indicadores de impacto.
  • Generación de un escenario de la Estrategia de Cambio Climático.

Para más información sobre el proyecto puede contactar con Asier Rodríguez (asier.rodriguez@idom.com).

IDOM participa en la evaluación y diagnóstico del Nivel de Referencia de Emisiones Forestales de Indonesia

Desde marzo el equipo de cambio climático de IDOM desarrolla una evaluación y diagnóstico del Nivel de Referencia de Emisiones Forestales (FREL, por sus siglas en inglés) de Indonesia en el marco del proyecto “Mejora del Nivel de Referencia de Emisiones Forestales a través de la mejora del conocimiento y la redefinición del sistema de contabilidad de Gases de Efecto Invernadero para Humedales en Indonesia”, proyecto liderado por CIFOR a través de un acuerdo de colaboración con el Gobierno de Noruega.

El objetivo de este proyecto es brindar asistencia técnica al Gobierno de Indonesia para mejorar sus estimaciones de reducciones de emisiones de GEI del sector forestal en el marco de la implementación de sus NDC y el Nivel de Referencia de Emisiones Forestales presentado a la CMNUCC. Para este fin, desde IDOM se realiza la evaluación de la transparencia, precisión, integridad, consistencia y comparabilidad (TACCC) elementos necesarios para cumplir con los principios de la CMNUCC; identificar la dinámica de los bosques subrepresentados (fuentes / sumideros) en los humedales de Indonesia y, en consecuencia, incorporar estos elementos de mejora dentro de las nuevas estimaciones del FREL.

Una de las primeras actividades de este proyecto fue la participación en el taller en línea “Capacity Building on the IPCC 2013 Wetlands Supplement, FREL Diagnostic and Uncertainty Analysis” que se llevó a cabo del 13 al 17 de abril. Donde el objetivo de la participación de IDOM fue capacitar a los funcionarios del Gobierno de Indonesia sobre los principios de Transparencia, Precisión, Comparabilidad, Integridad, Consistencia (TACCC) de la CMNUCC y presentar un primer diagnóstico de cómo se aplican estos principios en el Nivel de Referencia de 2016, esto para construir una serie de recomendaciones que les permitan poder mejorar el nivel de referencia que se presentará a finales del 2020.

Durante todo el desarrollo del proyecto desde IDOM realizaremos las siguientes actividades:

  • Evaluación de la transparencia, exactitud, integridad, consistencia y comparabilidad (TACCC) del actual FREL.
  • Identificación de la dinámica de los bosques insuficientemente representados (fuentes/fondos) en los humedales de Indonesia
  • Una compilación de los datos utilizados para el FREL actualmente presentado y una propuesta de mejora para la implementación en los siguientes FREL.

Para más información puede contactar con Zuelclady Araujo (Zuelclady.araujo@idom.com).

IDOM comienza los trabajos para apoyar a la Comunidad de Madrid en la definición de su nueva Estrategia de Mitigación y Adaptación al Cambio Climático y Calidad del Aire (2021-2030)

Para hacer frente al reto internacional del cambio climático se están aprobando y poniendo en marcha diferentes estrategias y planes que permitan hacerle frente a todos los niveles. A nivel de la Comunidad de Madrid, en 2020 termina la vigencia de la actual Estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático de la Comunidad de Madrid, el denominado Plan Azul+. Por ello, resulta necesaria la elaboración de un nuevo documento estratégico que establezca las grandes líneas de actuación a largo plazo para la mitigación y la adaptación al cambio climático y la mejora de la calidad del aire en la Comunidad de Madrid.

El objeto de los trabajos consiste en apoyar la elaboración de la nueva Estrategia en materia de cambio climático y calidad del aire para  el periodo 2021-2030. En dicho documento se reflejará  los objetivos a alcanzar y las grandes líneas de actuación a desarrollar durante dicho marco temporal.

El alcance de los trabajos incluye:

  • Análisis del contexto a partir de los datos socioeconómicos de la región, de la situación en cuanto al cumplimiento de los objetivos en materia de calidad del aire y cambio climático durante el periodo de ejecución del Plan Azul+, así como del estudio pormenorizado de otros planes y estrategias existentes en ámbitos relacionados con esta materia, tanto a nivel regional como a nivel nacional y europeo.
  • Diagnóstico del cambio climático en la Comunidad de Madrid, tomando como base, entre otras fuentes, la información disponible del Inventario de emisiones a la atmósfera de la Comunidad de Madrid.
  • Diagnóstico de la calidad del aire en la Comunidad de Madrid, tomando como base los datos suministrados por la Red de Calidad del Aire y el Inventario de Emisiones a la Atmósfera de la Comunidad de Madrid.
  • Definición del alcance y de la estructura del borrador del plan.
  • Propuesta de las líneas de actuación para la mitigación y la mejora de la calidad del aire en el horizonte temporal de la nueva Estrategia.
  • Propuesta de las líneas de actuación para la adaptación al cambio climático en el horizonte temporal de la nueva Estrategia.
  • Efectos previstos de estas líneas de actuación sobre la calidad del aire, la salud y los ecosistemas.

El equipo de cambio climático de IDOM trabajará en estrecha colaboración con el Área de Calidad del Aire, dentro de la Dirección General de Sostenibilidad y Cambio Climático, de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid.

Para más información sobre el proyecto puede contactar con Jose Ramírez (jose.ramirez@idom.com) o con Pedro Muradás (pmum@idom.com).

Soluciones innovadoras para hacer frente al COVID-19

El COVID-19 se ha convertido ya en una de las mayores amenazas sanitarias a las que se ha enfrentado la humanidad. Si bien es cierto que a lo largo de la historia han existido otras muchas enfermedades que han alcanzado una propagación mundial (la peste negra en 1350, la viruela en 1520, la gripe española en 1920, el SIDA en la década de los 80, etc.), en el caso del coronavirus, su acelerado ritmo de contagio en un mundo globalizado, alta y velozmente interconectado, es lo que alerta a las autoridades sanitarias de prácticamente todo el planeta.

Más allá de la propia enfermedad, están surgiendo otros retos que no hacen más que dificultar las labores de control y contención de la pandemia. Entre ellos, la disposición por parte de los sanitarios y sanitarias de medio mundo de material sanitario y Equipos de Protección Individual (EPI). Son ellos y ellas (entre otros) los que se enfrentan directamente a la enfermedad y es esencial que no vean comprometida su propia salud. Por ellos mismos y para que puedan seguir velando por la salud del resto de la sociedad. Sin embargo, las autoridades europeas están encontrando grandes dificultades para abastecerse de dichos materiales y España no es una excepción.

En este contexto en el que la demanda mundial de productos como mascarillas sanitarias o ropa quirúrgica supera con creces la oferta existente, surgen nuevas iniciativas basadas en procesos de economía circular que, por qué no decirlo, además de abastecer de recursos al personal sanitario, reducen el consumo de materiales y reducen la contribución al cambio climático. Este es el caso de una iniciativa coordinada por el Gobierno del Principado de Asturias, a través de la Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad.

El proyecto, fruto de una alianza entre instituciones y empresas regionales, persigue reciclar hasta 100.000 mascarillas al día, una cantidad que podría aumentar hasta el millón diario en caso de disponer de suficiente personal y material. Actualmente se encuentran testando el protocolo de desinfección de las mascarillas para posteriormente, en caso de ser viable, iniciar su aplicación masiva.

Todo el material necesario para el arranque del proyecto ha sido donado, y ahora la prioridad se centra en testar que el protocolo de desinfección funciona sin dañar las mascarillas, sus fibras o sus tamaños de poro, críticos en la protección. Este proceso, que será realizado en el centro tecnológico Idonial, en distintos laboratorios de la Universidad de Oviedo, y por un equipo de voluntarios especializados coordinados desde la gerencia de la institución académica asturiana, se compone de cinco fases:

  1. Desinfección: se utilizan tres procesos en continuo (químico, térmico y por tiempo de vida del virus), que aseguran desinfección total de las mascarillas.
  2. Lavado: con agua en continuo a través de sistemas de bidones.
  3. Secado: secado de la mascarilla mediante aporte de calor. Si se utilizan cañones de aire caliente podría lograrse una segunda desinfección.
  4. Empaquetado/cuarentena: en bloques de un mínimo de 20 unidades. Se deberían almacenar varios días estas mascarillas antes de su uso, asegurando un tercer método de desinfección.
  5. Comprobación de calidad: es necesario tener certeza de ausencia de virus mediante PCR en cada lote. Si los tests en la Universidad de Oviedo son satisfactorios, se realizará una segunda prueba en un organismo certificado para UNE-EN 149:2001+A1:201.

El primer lote será de 5.000 mascarillas, con capacidad de llegar a 100.000 al día y escalarlo a un millón diario en caso de disponer de suficientes recursos humanos y materiales, según calculan los promotores de la propuesta.

El consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, destaca la importancia de este tipo de propuestas de aplicación inmediata y pone de relieve la necesidad de sumar esfuerzos. “La posibilidad de disponer de este material sanitario imprescindible en la lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus no solo se limita a nuestra comunidad, sino que podríamos producir también para centros que lo necesiten de todo el país”, explica.

Las restricciones y medidas de contención establecidas por el coronavirus suponen una reducción histórica de las emisiones de GEI chinas

«La reducción del consumo de carbón y petróleo muestra una reducción de, al menos, un 25% de las emisiones con respecto al período comparable el año pasado»

El pasado mes de diciembre fue detectado por primera vez en la ciudad china de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, el actual brote de Coronavirus (COVID-19). Desde entonces, este brote epidémico, provocado por el virus SARS-CoV-2, se ha extendido ya de forma global reportando sintomatología similar a la una neumonía convencional y provocando ya alrededor de 3.400 muertes en todo el mundo. Si bien todavía se desconocen las consecuencias sanitarias, económicas y sociales de esta realidad, puede tener un lado positivo para el medio ambiente.

China, como foco inicial de la epidemia, es el país más afectado. Desde que se detectara el primer caso del COVID-19, además de los más de 80.000 infectados y de las más de 3.000 víctimas, la economía nacional se ha visto paralizada. Como consecuencia, según informa un reciente estudio del medio especializado Carbon Brief, las emisiones de CO2 en China se podrían haber reducido en al menos una cuarta parte. Las drásticas medidas de contención y las restricciones a la circulación para frenar la epidemia, además de provocar que las fábricas permanezcan inactivas o hayan reducido significativamente su producción, han originado que el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) hayan disminuido en 100 millones de toneladas en comparación con el mismo período del año pasado.

Carbon Brief también analiza el descenso del número de vuelos domésticos provocado por el COVID-19 y lo cifra en una caída del 70%. Según el análisis, dichas suspensiones pueden haber supuesto un descenso de emisiones en el sector a nivel global del 11% durante las últimas semanas.

Según otro estudio, realizado esta vez por expertos del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA) con sede en Finlandia, si bien en las dos semanas siguientes a las vacaciones de Año Nuevo en 2019, China había emitido 400 millones de toneladas de CO2 equivalente, dicha cifra se reduce a cerca de 300 millones en las semanas comprendidas entre el 3 y el 16 de febrero de 2020. «La reducción del consumo de carbón y petróleo muestra una reducción de, al menos, un 25% de las emisiones con respecto al período comparable el año pasado», equivalente a una reducción del 6% de las emisiones mundiales durante el período, señala el estudio.