Archivo de la categoría: Acuerdo de París

Las restricciones y medidas de contención establecidas por el coronavirus suponen una reducción histórica de las emisiones de GEI chinas

«La reducción del consumo de carbón y petróleo muestra una reducción de, al menos, un 25% de las emisiones con respecto al período comparable el año pasado»

El pasado mes de diciembre fue detectado por primera vez en la ciudad china de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, el actual brote de Coronavirus (COVID-19). Desde entonces, este brote epidémico, provocado por el virus SARS-CoV-2, se ha extendido ya de forma global reportando sintomatología similar a la una neumonía convencional y provocando ya alrededor de 3.400 muertes en todo el mundo. Si bien todavía se desconocen las consecuencias sanitarias, económicas y sociales de esta realidad, puede tener un lado positivo para el medio ambiente.

China, como foco inicial de la epidemia, es el país más afectado. Desde que se detectara el primer caso del COVID-19, además de los más de 80.000 infectados y de las más de 3.000 víctimas, la economía nacional se ha visto paralizada. Como consecuencia, según informa un reciente estudio del medio especializado Carbon Brief, las emisiones de CO2 en China se podrían haber reducido en al menos una cuarta parte. Las drásticas medidas de contención y las restricciones a la circulación para frenar la epidemia, además de provocar que las fábricas permanezcan inactivas o hayan reducido significativamente su producción, han originado que el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) hayan disminuido en 100 millones de toneladas en comparación con el mismo período del año pasado.

Carbon Brief también analiza el descenso del número de vuelos domésticos provocado por el COVID-19 y lo cifra en una caída del 70%. Según el análisis, dichas suspensiones pueden haber supuesto un descenso de emisiones en el sector a nivel global del 11% durante las últimas semanas.

Según otro estudio, realizado esta vez por expertos del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA) con sede en Finlandia, si bien en las dos semanas siguientes a las vacaciones de Año Nuevo en 2019, China había emitido 400 millones de toneladas de CO2 equivalente, dicha cifra se reduce a cerca de 300 millones en las semanas comprendidas entre el 3 y el 16 de febrero de 2020. «La reducción del consumo de carbón y petróleo muestra una reducción de, al menos, un 25% de las emisiones con respecto al período comparable el año pasado», equivalente a una reducción del 6% de las emisiones mundiales durante el período, señala el estudio.

 

El equipo de cambio climático de IDOM celebra en Lima dos talleres en los que presenta los avances realizados en la elaboración del Plan Nacional de Adaptación del Perú 2030

Desde el pasado lunes 13 de enero el equipo de cambio climático de IDOM se encuentra en Lima (Perú) celebrando dos talleres para la presentación de los avances realizados en la elaboración del documento 0 del Plan Nacional de Adaptación (NAP, por sus siglas en inglés) del Perú.

En países como Perú donde existe el componente de adaptación en las contribuciones nacionalmente determinadas (NDC, por sus siglas en inglés), su proceso de implementación y la formulación del NAP se encuentran estrechamente relacionados. En primer lugar, las NDC dan a conocer los objetivos y metas que se prevén para la adaptación; y el NAP da cuenta de cómo se planificará, implementará y monitoreará la adaptación.

En este sentido, en diciembre del 2018, se aprobó en Perú el Informe final del Grupo de Trabajo Multisectorial de naturaleza temporal encargado de generar información técnica para orientar la implementación de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (GTM-NDC). Dicho informe contiene 153 medidas de adaptación y mitigación que forman parte de la NDC de Perú al año 2030, siendo 91 de ellas relativas a la adaptación al cambio climático de 5 áreas temáticas (agricultura, bosques, agua, salud y pesca y acuicultura). Es en este contexto en el que nace el NAP. Alineado con la Estrategia Nacional ante el Cambio Climático (ENCC) y permitiendo su actualización en el componente de adaptación, se antoja como un instrumento estratégico que oriente la adaptación al cambio climático a nivel nacional y subnacional; y recoja los avances realizados en términos de las contribuciones nacionalmente determinadas en adaptación, las estrategias regionales de cambio climático (ERCC) y los planes locales de cambio climático (PLCC).

En los talleres los asistentes, entre los que se encuentran los representantes de las instituciones responsables de la implementación de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas en Adaptación y de la cooperación internacional que vienen brindando su apoyo en la construcción del NAP, persiguen un doble objetivo:

  • Continuar avanzando en el proceso de construcción del NAP, consolidando los modelos conceptuales de cada área temática, así como exponiendo la necesidad de contar con información consistente para desarrollar un análisis de riesgos climáticos en el Perú
  • Construir las situaciones futuras deseadas, situaciones más favorables y factibles de ser alcanzadas en Perú bajo escenarios de cambio climático por cada área temática en términos de reducción de exposición y sensibilidad y/o aumento de la capacidad adaptativa.

 

COP25. RETO PARA LOS NEGOCIADORES.

El Acuerdo de París es un acuerdo dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la mitigación, adaptación y resiliencia de los ecosistemas a efectos del Calentamiento Global. Su aplicación está prevista para el año 2020, cuando finalice la vigencia del Protocolo de Kioto. El acuerdo fue negociado en la XXI Conferencia de las partes sobre Cambio Climático (COP21) por los países miembros.

Con motivo de la XXV Conferencia de las partes sobre Cambio Climático (COP25) que está siendo celebrada estos días en Madrid, se pretende que, entre otras muchas más cosas, los negociadores climáticos resuelvan la forma de aplicar el artículo 6 del mismo. En el mismo, los países acordaron establecer un sistema global de mercado de carbono para ayudar a los países a descarbonizar sus economías a un costo menor.

El artículo 6 no describe cómo funcionarían estos sistemas y qué reglas garantizarán que conduzcan a recortes de emisiones reales. El tema es primordial para la integridad del Acuerdo de París y los negociadores han advertido que las reglas débiles podrían minar todo el acuerdo e incluso conducir a un aumento real de emisiones.

Hay gran controversia entre los países miembro a la hora de desarrollar este artículo del Acuerdo de París. En diciembre del año pasado 2018, estuvo a punto de cerrarse un acuerdo en la COP24 Polonia, pero desde entonces, la conjetura se ha ampliado en lugar de reducirse, según el análisis del número de puntos de desacuerdo alrededor del texto de la negociación, los cuales deben resolverse esta semana.

 

Sin embargo, tanto la ONU, gobiernos locales, y parte de la sociedad civil son pesimistas en este sentido. Las negociaciones sobre los mercados de carbono son técnicas, pero esto no impide que la política entre en juego. Si no se puede llegar a un acuerdo, el problema se trasladará a la siguiente COP26 de Escocia, en diciembre del próximo año, cuando ya el Acuerdo de París haya entrado en vigor.

¿Demasiado tarde?

Fuente: Climate Home News.

COP25. DECLARACIÓN PROVISIONAL SOBRE EL ESTADO DEL CLIMA EN 2019

En los últimos datos publicados de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) rela

tivos a su versión provisional sobre el estado del clima mundial en 2019, el año 2019 pone punto final a una década marcada por registros de calor excepcionales, por el retroceso de los hielos y por subidas del nivel del mar sin precedentes a nivel mundial, cambios exacerbados por las emisiones de gases de efecto invernadero fruto de la actividad humana. El informe final estará disponible en marzo de 2020, cuando se publicará la versión definitiva de la Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial con los datos del conjunto de 2019.

En esta versión provisional se facilita una fuente autorizada de información para las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, que se realiza como parte de la Conferencia de las Partes (COP25), celebrada en Madrid del 2 al 13 de diciembre.

En la versión provisional de la Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial se facilita una fuente autorizada de información para las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático —el 25º período de sesiones de la Conferencia de las Partes (CP 25) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC)—, que tendrá lugar en Madrid del 2 al 13 de diciembre. Complementa, asimismo, los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Casi con toda probabilidad, las temperaturas medias registradas en el último quinquenio (2015-2019) y en la última década (2010-2019), serán las más elevadas de las que se tiene constancia. Concretamente, todos los registros apuntan a que 2019 será el segundo o el tercer año más cálido del que se tienen datos. La temperatura media mundial en los últimos registros (de enero a octubre), estuvo aproximadamente 1,1ºC por encima de los niveles registrados antes de la época industrial.

Las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzaron un nuevo máximo histórico de 407,8 partes por millón en 2018, y en 2019 no dejaron de aumentar. Ese gas permanece en la atmósfera durante siglos, y en los océanos durante períodos todavía más prolongados, de modo que perpetúa el cambio climático.

Según el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas. “Si no adoptamos medidas urgentes para combatir el cambio climático ahora, todo apunta a un aumento de la temperatura de más de 3 °C de aquí a finales de siglo, y sus consecuencias para el bienestar de la humanidad serán todavía más perjudiciales”. “Estamos muy lejos de cumplir el objetivo del Acuerdo de París”.

En relación con esto, se afirma que los riesgos relacionados con el cambio en el patrón de temperaturas y precipitaciones tienen consecuencias catastróficas. Las olas de calor y las inundaciones cada vez son más frecuentes. Los efectos de los ciclones tropicales de una elevada intensidad se producen cada vez en más rincones del país, y por su parte, los incendios forestales están apareciendo en zonas inusuales tales como el Ártico y Australia.

Por otro lado, cabe destacar los impactos que los fenómenos meteorológicos tienen en la salud de las personas, la seguridad alimentaria, migraciones, ecosistemas y vida marina. Todos los riesgos afectan de una manera u otra a estos factores y las repercusiones son cada vez más significativas, influyendo todos ellos en las crisis graves del planeta.

Fuente: Organización Meteorológica Mundial (OMM), Organización Mundial de la Salud (OMS)

 

El BEI aprueba movilizar un billón de euros para luchar contra el cambio climático

El jueves, 21 de noviembre, el Banco de Inversión Europeo (BEI) anunció a través de su Consejo de Administración la decisión de dejar de financiar nuevos proyectos basados en los combustibles fósiles lo cual afirma su alineación con la estrategia europea de cambio climático. Esta decisión de dejar de financiar este tipo de proyectos se hará efectiva a partir de 2021 para lo cual desbloqueará un billón de euros a lo largo de la próxima década. A través de esta medida el BEI pretende convertirse en la banca climática de Europa.

En línea con esta medida, el BEI se ha propuesto alcanzar una cuota de renovables del 32% en toda la Unión Europea, acercándose al propósito de 2050 de descarbonizar toda la economía europea en línea con los objetivos planteados en el Acuerdo de París. Los socios del BEI también se han fijado el mismo objetivo de descarbonización para 2050 a excepción de Polonia, Hungría, la República Checa y Estonia.

Werner Hoyer, el presidente del banco, declaró que “El BEI ha sido el banco climático de Europa durante años. Hoy ha decidido dar un salto cuantitativo en su ambición. Dejaremos de financiar combustibles fósiles y lanzaremos la inversión de estrategia climática de cualquier institución financiera en el mundo”.

Si bien es cierto que desde 2014, el BEI ya venía apoyando proyectos basados en las energías renovables y eficiencia energética, a partir de ahora podrá financiar hasta el 75% del coste de proyectos de inversión en aquellos países en los que la dependencia de los combustibles fósiles es fundamental dentro de su economía.

Concretamente, esta medida se basa en cinco compromisos definidos por el BEI para la próxima década:

  • Priorización de proyectos de eficiencia energética en línea con los objetivos de la Unión Europea bajo la Directiva de Eficiencia Energética de la UE
  • Permitir la descarbonización de la energía a través del apoyo a proyectos basados en tecnología baja o neutra en carbono, con el objetivo de alcanzar una cuota de participación del 32% de energías renovables para 2030
  • Aumentar la financiación para la producción de energía descentralizada, almacenamiento de energía y e-movilidad
  • Asegurar inversión para fuentes de energía nuevas e intermitentes como la eólica y la solar
  • Aumentar el impacto de la inversión para apoyar la transformación de la energía más allá de las fronteras de la Unión Europea

El BEI plantea además disminuir el umbral a 250 gramos de CO2 equivalente el kilovatio hora producido para apoyar a los nuevos proyectos energéticos.

Para más información: https://www.eib.org/en/press/all/2019-313-eu-bank-launches-ambitious-new-climate-strategy-and-energy-lending-policy.htm