Finaliza la COP23 en Bonn

 

La COP23 finalizó el 18 de noviembre con la aprobación de un documento en el que los países se comprometen a realizar una evaluación de sus emisiones de CO2 para el año 2018.

Desde que fue firmado el Acuerdo de Paris en 2015, la COP23 prometía ser un evento de negociaciones técnicas en las que se negociarían los detalles de la continuación del acuerdo a partir de 2020. Este año, además, la COP23 ha sido la primera de las negociaciones desde que Estados Unidos anunciara su posible retirada del acuerdo de Paris y la primera COP que se celebra bajo la presidencia de un pequeño estado en desarrollo como lo es Fiji.

A continuación, las principales conclusiones tras la finalización del evento:

  • Diálogo de Talanoa: Los países revisarán a partir de enero de 2018 su acción climática en intervalos regulares. Este dialogo tiene dos objetivos, por un lado, hacer balance de los esfuerzos colectivos de las Partes con relación al progreso en el logro del objetivo a largo plazo en materia de mitigación y, por otro lado, el de informar la preparación de las Contribuciones Nacionales (NDC, por sus siglas en ingles).
  • Acción de pre-2020: Surgió un conflicto clave acerca de los compromisos pre-2020. Este conflicto ha estado motivado principalmente por la preocupación por parte de los países en desarrollo, de los esfuerzos llevados a cabo por los países ricos en cumplir con sus compromisos para el periodo 2020. El conflicto viene dado por dos problemas:
    • Los países desarrollados no han aportado aun la financiación prometida (100 billones de dólares a 2020)
    • La enmienda de Doha (un segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto para los años previos hasta 2020) no ha sido ratificada aun por suficientes países para que entre en vigor
  • Fin de la era del carbón: Uno de los acontecimientos fue el lanzamiento del llamado “Powering Past Coal Alliance” (Alianza Global para Eliminar el Carbón) por el Reino Unido y Canadá. Esta alianza señala que la eliminación del carbón es para 2030 en la OCDE y EU28, y antes de 2050 en el resto del mundo. Lamentablemente, España no fue uno de los países firmantes de este acuerdo.
  • Financiación climática: Se anunciaron diversas aportaciones económicas en favor de financiar acciones contra el cambio climático de las cuales destacan las aportaciones al Fondo de Adaptación de 50 millones de euros de Alemania, siete millones de Italia, con lo que el mecanismo supera los 93.3 millones de dólares. La iniciativa InsuResilence  recibe 125 millones de dólares de Alemania para la provisión de seguros para los países más vulnerables. Noruega y el Fondo Unilever anunciaron 400 millones de dólares para proyectos comerciales, mientras Alemania y Reino Unido anunciaron otro paquete de 153 millones de dólares para reforestación en la selva amazónica.
  • “Reglamento” de París: Este reglamento establecerá reglas más técnicas y los procesos necesarios para el cumplimiento del Acuerdo de Paris. El plazo acordado es la próxima COP que se celebrará en Polonia. Sin embargo, serán necesarias negociaciones intermedias para lograr el lanzamiento de lo que puede llamarse la “Guía para la Implementación del Acuerdo de París”.
  • Daños y perjuicios: El acuerdo de París incluye una sección que reconoce la importancia de evitar y abordar los daños y perjuicios causados por el cambio climático. La COP23 ha incluido debates en este sentido, pero de forma separada y a otro nivel mediante el proceso llamado “Mecanismo Internacional de Varsovia” (o “WIM”).
  • Agricultura: las partes han acordado trabajar durante los próximos años en cuestiones que enlazan la agricultura y el cambio climático agilizando dos debates técnicos en esta materia. Para ello se ha pedido a los países que presenten sus opiniones acerca de las problemáticas en este sector.

Tal y como puede observarse, la COP23 finalizó con diversos avances principalmente sobre cuestiones técnicas, pero quedando aun asuntos clave por resolver y que generan expectativas para la próxima COP de 2018 en Polonia. Una COP marcada por desacuerdos sobre la financiación de los países en desarrollo y los países ricos que concluye con la aprobación del proceso o Diálogo de Talanoa como acuerdo esencial y con una serie de fechas y acontecimientos que tendrán lugar durante el próximo año, 2018.

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Cambio Climático, Desarrollo sostenible, economía del cambio climático, Financiación Climática, Paris Agreement, Políticas públicas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.