China lanza el mayor mercado de comercio de emisiones del mundo

Figura 1: Fuente Hites Choudary (Pixabay).

China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero del planeta (es responsable de un cuarto de las emisiones globales), acaba de lanzar su esperado sistema de comercio de emisiones, convirtiéndolo en el mayor mercado de comercio de carbono a escala mundial y dando muestra de su determinación en la lucha contra la contaminación y el cambio climático.

El nuevo sistema, criticado por debutar solo con la producción de energía basada en carbón y gas natural, funciona como mecanismo de mercado para limitar las emisiones de carbono que cada compañía puede producir en un año y afecta a alrededor de 1700 empresas, cubriendo 3500 megatoneladas de dióxido de carbono (un 33,9 % de las emisiones totales chinas de CO2). Si bien es cierto que hace solo un año las autoridades estaban considerando incluir hasta 6000 compañías, el actual escenario representa un avance significativo para involucrar a los mercados en la limitación de las emisiones y avanzar hacia una economía baja en emisiones. En comparación, el mercado europeo de comercio de emisiones, hasta ahora el mercado de carbono más grande del mundo, cubrió 1939 megatoneladas de CO2 en 2017.

El lanzamiento del nuevo esquema de comercio de emisiones (ETS —Emission Trading System) da continuidad a los pilotos de siete sistemas regionales ya en marcha desde 2011 en algunas de las jurisdicciones de nivel provincial más grandes de China —Beijing, Chongqing, Guangdong, Hubei, Shanghai, Shenzhen y Tianjin—. Estos pilotos han registrado una emisión excesiva de permisos de emisión a precios bajos, con un promedio de 30 yenes (4 EUR), muy similar a los 5 y los 8 € por tonelada de CO2 del ETS europeo y muy por debajo de los niveles necesarios para desencadenar inversiones masivas en tecnologías bajas en carbono. Según Jiang Zhaoli, subdirector del departamento de Cambio Climático de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma china (NDRC, por su acrónimo inglés), el precio debe subir a entre 200-300 ¥ (entre 25 y 40 €) para presionar a las empresas a que reduzcan sus emisiones, un nivel que se espera alcanzar en 2020, cuando el plan esté plenamente operativo.

China es la segunda economía más grande del mundo y el mayor emisor de gases de efecto invernadero, por lo que este esquema de comercio de emisiones tendrá un impacto global mucho más allá de Asia en la reducción de emisiones, en línea con los objetivos establecidos en el Acuerdo de París.

Fuente:

Mercados de Medio Ambiente

Esta entrada fue publicada en Cambio Climático, Gases de Efecto Invernadero, Mercado de carbono, Paris Agreement, Transición Energética. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.