Un estudio dirigido por la NASA resuelve un rompecabezas de metano

Un nuevo estudio dirigido por la NASA ha resuelto un rompecabezas que involucra el reciente aumento en el metano atmosférico (un potente gas de efecto invernadero), a través del cálculo de las emisiones de los incendios forestales a escala global. El nuevo estudio resuelve lo que parecían diferencias irreconciliables en cuanto a las explicaciones por el aumento de dicho gas.

Las emisiones de metano han aumentado drásticamente desde 2006. Diferentes equipos de investigación han generado estimaciones para dos fuentes asociadas al aumento: las emisiones de la industria del petróleo y el gas; y la producción microbiana en ambientes tropicales como humedales y arrozales. Pero cuando estas estimaciones se agregaron a las de otras fuentes, la suma fue considerablemente mayor que el aumento observado. De hecho, cada nueva estimación fue lo suficientemente grande como para explicar todo el aumento por sí mismo.

A partir de datos provenientes del Espectrómetro de imágenes de resolución moderada de la NASA, se monitorearon y cuantificaron las áreas quemadas alrededor del mundo, lo cual arrojó como resultado que cada año disminuyeron en aproximadamente un 12% entre principios del año 2000; y en el período más reciente de 2007 a 2014. La suposición lógica sería que las emisiones de metano de los incendios han disminuido en la misma proporción. Usando mediciones satelitales de metano y monóxido de carbono, han determinado que la disminución real de las emisiones de metano era casi el doble de lo que sugeriría. Restando esta gran disminución de la suma de todas las emisiones, la contabilidad de metano se equilibró correctamente, dejando margen tanto para el combustible fósil como para los humedales.

Numéricamente, combinando la evidencia de las mediciones de la superficie del suelo con las emisiones de fuego recién calculadas satelitalmente, alrededor de 17 teragramos por año del aumento se debe a los combustibles fósiles, otros 12 provienen de humedales o arrozales, mientras que los incendios disminuyen en alrededor de 4 teragramos año. Si los tres números se combinan se obtienen 25 teragramos por año, lo mismo que el aumento observado.

Más información:

https://climate.nasa.gov/news/2668/nasa-led-study-solves-a-methane-puzzle

Esta entrada fue publicada en Gases de Efecto Invernadero, Incendios forestales, Metano. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.