El turismo mundial contamina cuatro veces más de lo que se calculaba

Fuente Pixabay

En la actualidad, el turismo contribuye significativamente al producto interior bruto mundial y posee una proyección de crecimiento anual que se cifra en el 4 % y que supera al de otros muchos sectores económicos. Sin embargo, el efecto nocivo por emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al mismo, ha sido, hasta la fecha, desconocido.

Una investigación de la Universidad de Sídney, publicada en la revista científica Nature Climate Change, ha sido la primera en cuantificar la aportación del turismo a la emisión de gases de efecto invernadero a lo largo de la cadena de suministro.

El estudio, que según su autora Arunima Malik, es “la primera mirada mundial sobre el verdadero coste del turismo, incluyendo elementos de consumo como comidas en restaurantes y souvenirs”, introdujo en el análisis a países como Estados Unidos, China, Alemania e India, grandes emisores de gases de efecto invernadero, y a pequeños estados insulares, como Maldivas, Mauricio, Chipre o Seychelles, por atraer una desproporcionada cuota de emisiones de carbono debido a su pequeña población y la masiva llegada de turistas extranjeros. En estos últimos, el turismo internacional puede llegar a representar entre el 30 y el 80 por ciento de las emisiones nacionales.

Una vez cuantificados los flujos globales de carbono relacionados con el turismo entre 160 países y sus huellas de carbono bajo las perspectivas de contabilidad de origen y destino, el estudio encontró que, entre 2009 y 2013, la huella de carbono global del turismo aumentó de 3,9 a 4,5 Gt CO2e, cuatro veces más de lo que se había estimado anteriormente, lo que representa aproximadamente el 8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

El líder de la investigación, Manfred Lenzen, dijo que un factor clave de la huella del turismo son los viajes aéreos y que esta previsiblemente aumentará a medida que la demanda y las mejoras tecnológicas hagan los viajes de lujo más asequibles. Según la publicación, la contribución de los viajes aéreos a las emisiones contaminantes es del 12 por ciento del total del impacto del turismo, lo que equivale a 0,55 Gt CO2e.

Como consecuencia de lo todo ello, la coautora del estudio, Ya-Yen Sun, de la Universidad de Queensland y la Cheng Kung de Taiwán, instó a incluir el turismo en los planes contra el cambio climático, y aplicar impuestos o planes de intercambio de emisiones para la aviación.

Fuente:

Nature Climate Change

https://www.nature.com/articles/s41558-018-0141-x

Esta entrada fue publicada en Acuerdo de París, Cambio Climático, Gases de Efecto Invernadero, Huella de carbono, Movilidad, Paris Agreement, Transporte. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.