Enmienda Kigali: un paso más hacia la recuperación de la capa de ozono

Figura 1. Recuperación de la capa de ozono durante el periodo 2000-2015

El pasado 1 de enero de 2019 entró en vigor la Enmienda Kigali al Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la . Dicha Enmienda, que constituye un hito a la hora de reducir los Gases de Efecto Invernadero (GEIs), espera evitar hasta 0,4ºC de calentamiento global a finales de este siglo y reducir, durante los próximos 30 años, la producción y consumo proyectado de hidrofluorocarbonos (HFC) en más del 80%.

La Enmienda, que incluye disposiciones para el desarrollo de capacidades en los países en desarrollo, el fortalecimiento institucional y el desarrollo de estrategias nacionales para reducir los HFC y reemplazarlos con alternativas, persigue una reducción gradual de los HFC implementada en tres fases: un grupo de países desarrollados iniciará la eliminación gradual de HFC a partir de 2019; los países en desarrollo alcanzarán una congelación de los niveles de consumo de HFC para 2024 y un grupo menor de países congelará el consumo para 2028.

En la actualidad, la Enmienda Kigali, basada en el legado histórico del Protocolo de Montreal de 1987, ha sido ratificada por 65 países. Por su parte, el Protocolo y sus enmiendas anteriores, que requieren la eliminación gradual de la producción y el consumo de sustancias que agotan la capa de ozono, han sido universalmente ratificadas por 197 partes. Este amplio apoyo ha contribuido significativamente a la mitigación del cambio climático a través de la casi total eliminación de un centenar de productos químicos que agotan la capa de ozono. Como consecuencia, la última ‘Evaluación científica del agotamiento de la capa de ozono’ muestra que, en partes de la estratosfera, la capa de ozono se ha recuperado a una tasa de 1-3% por década desde el año 2000. A las tasas proyectadas, el hemisferio norte y el ozono de latitud media se recuperarán completamente para la década de 2030, seguidos del hemisferio sur en la década de 2050 y las regiones polares en 2060.

Fuente:

UN environment

Esta entrada fue publicada en Acuerdo de París, Cambio Climático, Climate Change, Gases de Efecto Invernadero, GEI, Mitigación, Ozono, Paris Agreement, Protocolo de Montreal, Reducción de emisiones, UN. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.