IDOM desarrolla la “Guía para la elaboración de planes de adaptación al cambio climático para organizaciones”.

Como parte de la Estrategia de Cambio Climático del País Vasco KLIMA 2050, IDOM ha desarrollado una guía para la elaboración de planes de adaptación al cambio climático para organizaciones. Esta estrategia es el instrumento compartido por todos los departamentos del Gobierno Vasco para reforzar las medidas implementadas hasta el momento y adoptar otras nuevas que nos permitan diseñar un futuro de desarrollo humano sostenible.

El cambio climático es la variación del estado del clima, identificable (por ejemplo, mediante pruebas estadísticas) en las variaciones del valor medio o en la variabilidad de sus propiedades, que persiste durante largos períodos de tiempo, generalmente decenios o períodos más largos. La ciencia del cambio climático ha tratado tradicionalmente de dar respuesta a dos cuestiones: la detección y la atribución. Así, la detección busca demostrar que existe un cambio climático, mientras que la atribución busca identificar las causas de dicho cambio.

La primera cuestión, la detección, ha sido respondida en el Quinto Informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), publicado en 2014, donde establece que el “calentamiento del sistema climático es inequívoco”, como queda demostrado por las últimas tendencias registradas. En cuanto a la atribución, existen diversas causas que pueden alterar el balance radiactivo de la Tierra como son los cambios en la órbita terrestre, cambios en la energía solar recibida, erupciones volcánicas (todos ellos cambios naturales) y, tal y como se postula en el cambio climático actual, cambios en la atmósfera por la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) originados por la actividad humana.

El Quinto Informe del IPCC recoge que “la mayor parte del aumento de temperatura observado desde mediados del siglo XX se debe muy probablemente al aumento de concentraciones de GEI antropogénicos”. Esta afirmación se basa en el uso de modelos climáticos, que no son capaces de modelizar las tendencias actuales del clima si no se consideran las emisiones de GEI antropogénicos. Los efectos del cambio climático se traducen en una batería de impactos que afectarán a la Comunidad Autónoma del País Vasco (CAPV), y al mundo en general, en diversos ámbitos.

En este sentido, la consideración del cambio climático tiene dos dimensiones: la mitigación, que actúa sobre las causas del calentamiento global, y la adaptación, que trata de prevenir y afrontar sus posibles efectos.

La adaptación al cambio climático está definida por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático como el ajuste en los sistemas naturales o humanos como respuesta a estímulos climáticos actuales o esperados, o sus impactos, que reduce el daño causado y que potencia las oportunidades benéficas. Independientemente de los esfuerzos que se realicen reduciendo las emisiones de GEI, algunas consecuencias son ya inevitables. Por ello, la adaptación al cambio climático es una cuestión que está cobrando una atención creciente en un ámbito global y se pretende abordar desde una visión holística en la guía desarrollada por IDOM.

En esta guía se ha creado una herramienta cuyo objetivo es servir de apoyo a las organizaciones en el análisis de sus riesgos climáticos, así como en la priorización de medidas de adaptación que ayuden a reducir las consecuencias de los impactos negativos derivados del cambio climático a los que están expuestas.

La guía está ya disponible en la web del Gobierno Vasco y se puede consultar a través del siguiente link:

https://www.ihobe.eus/publicaciones/guia-para-elaboracion-planes-adaptacion-al-cambio-climatico-3

 

Fuente: Ihobe

Esta entrada fue publicada en Adaptación, Cambio Climático, Riesgos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.