Relacionan con China un nuevo pico de emisiones de sustancias que agotan la capa de ozono

Un nuevo estudio apunta a China como la posible fuente de un pico de emisiones de una sustancia que agota la capa de ozono, concretamente del CFC-11 o triclorofluorometano. Estudios previos ya apuntaban a Asia pero no particularizaban a un país concreto hasta que equipos de investigación de Corea del Sur y Japón, en colaboración con científicos de Reino Unido, Suiza y Estados Unidos, desarrollaron un sofisticado modelo computacional para determinar la fuente de las emisiones.

Estado de la capa de ozono actualmente (Mayo, 2019)
https://ozonewatch.gsfc.nasa.gov/monthly/SH.html

Las mediciones rutinarias de las concentraciones en la atmósfera se hacen en lugares remotos, alejados de las fuentes de contaminación directas con el objetivo de tener una imagen representativa del estado de la atmósfera a nivel global. Es por esto, por lo que no se puede conocer de forma inmediata de dónde procede un aumento en la concentración de ciertas sustancias.

El estudio, que identifica a China como posible emisor del contaminante ha sido publicado en la revista Nature y ha identificado a las regiones de Shandong y Hebei como las principales emisoras y, en menor medida, Shanghái. Especifica, además, que las emisiones procedentes de China han alcanzado alrededor de 7.000 toneladas anuales más en el intervalo de 2014 a2017 que desde 2008 hasta 2012. A nivel mundial, el total de incremento de la concentración de este gas ha sido de 13.000 toneladas, con lo cual, las emitidas por China suponen más de la mitad de las emisiones mundiales. A pesar de que el CFC-11 está prohibido desde 2010 por el Protocolo de Montreal, en el 2018 se publicó que se habían vuelto a identificar emisiones de este gas desde 2012.

Matt Rigby, el autor principal del estudio ha declarado que “ahora es vital identificar qué industrias son las responsables de estas nuevas emisiones”. “Si las emisiones son debidas a la manufactura y uso de productos como espumas, es posible que solo hayamos visto parte del total de la cantidad de CFC-11 producido”.

Respecto a la recuperación de la capa de ozono, Martyn Chipperfield profesor de química atmosférica de la Universidad de Leeds (Reino Unido), ha afirmado que, a pesar de estar preocupados, las nuevas emisiones no deberían ser catastróficas.

Fuente: https://edition.cnn.com/2019/05/22/health/china-cfc-pollution-environment-intl-scn/index.html

Esta entrada fue publicada en Reducción de emisiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.