Cambio climático y economía circular

Aproximadamente el 62% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (sin contar el sector uso de suelo) son generadas durante la producción de bienes y servicios. En los últimos años el crecimiento de la población, así como un incremento en la demanda de productos ha provocado que la extracción de recursos naturales se haya triplicado en las últimas décadas.

Este incremento en la producción de materiales genera también que tengamos un mayor volumen de desechos que requieren ser dispuestos. Las primeras estrategias que se diseñaron para poder atender esta problemática fueron las 3R: Reciclar, Reducir y Reutilizar, sin embargo, estaba anidado en un enfoque lineal donde un producto se adquiría se reutilizaba o se reducía su generación y finalmente quedaba un desecho que debía ser dispuesto, o en el caso del reciclaje se volvía a utilizar por medio de una transformación.

La economía circular parte de este concepto, donde se dejan de ver los productos residuales como desechos para verse como elementos de alimentación para otros sistemas. La economía circular implica que cambiemos el paradigma de pensamiento en la producción y consumo donde veamos la forma de reintegrar los diferentes elementos al entorno.

De acuerdo al Circle Economy, cumplir con el objetivo del acuerdo de parís solo puede lograrse mediante una economía circular, por lo que la han propuesto que la agenda circular y la agenda de reducción de carbono sean complementarias.

Con base en la ONU, implementar nuevas medidas de economía circular podría, además reducir entre un 80 y 99% los desechos industriales y entre un 73 y 99% de sus emisiones (ONU, 2018).

Para poder transitar a un esquema de economía circular es indispensable conocer el ciclo de vida de nuestros productos y procesos y en cada una de sus etapas identificar las entradas y salidas. Para cualquier estudio de este tipo estaremos encantados de ayudar desde el área de MA de IDOM.

Esta entrada fue publicada en Acuerdo de París, Cambio Climático, Economía Circular, Emisiones GEI, Materiales, Reducción de Carbono, Residuos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.