El ‘gabinete clima’, conformado por representantes del Gobierno de gran coalición alemán, trata de sentar las bases para lograr cumplir los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero de Alemania

Representantes del Gobierno de gran coalición alemán liderado por Angela Merkel se reunieron ayer jueves 19 de septiembre para tomar una decisión relativa al gran paquete de medidas climáticas en el que trabajan desde hace meses. Dicha reunión, que según han informado medios alemanes se ha alargado hasta hoy viernes, pretende asentar las bases para que la primera economía europea logre cumplir sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero. El trasporte, la agricultura o la vivienda son solo algunos de los sectores que se verán afectados por un bloque de medidas que se prevé lleguen a sumar al menos 40.000 millones de euros.

La resolución positiva del ‘gabinete del clima’, que es como se ha llamado a esta reunión, parece clave para un Gobierno en tela de juicio que necesita demostrar que funciona y que es capaz de producir resultados tangibles. Su llegada a buen puerto, además, resulta indispensable en un país en el que la crisis climática se ha convertido en la primera preocupación ciudadana., y en el que, además de los estudiantes, los sindicatos, la iglesia evangélica y una legión de empresas apoyan la gran protesta global por el clima convocada por Fridays for Future de hoy viernes. Pero, es más, de consumarse el acuerdo, sucedería tres días antes de que Naciones Unidas celebre en Nueva York la cumbre del clima donde Merkel podría volver a ejercer un liderazgo ambientalista, después de haber hecho los deberes en casa, o al menos sentado las bases para hacerlos. Por el contrario, si las negociaciones fracasan, Alemania, el sexto país del mundo con mayores emisiones de CO2, incumplirá sus objetivos de reducción de un 40% de sus gases de efecto invernadero para 2020 comparado con los niveles de 1990 y caminará hacia el incumplimiento de su compromiso europeo de reducción del 55% para 2030.

Para evitar dicho descalabro y dar de paso un impulso a la industria alemana sin que esto penalice a la clase trabajadora, preparan ahora esta gran iniciativa en la que participan los ministros con responsabilidades en sectores clave para la lucha contra el cambio climático. Poner precio a las emisiones de CO2 en el sector del transporte y de la construcción y establecer un mecanismo de comercio de las emisiones son solo unas de las medidas estrella. También se baraja un encarecimiento de los vuelos nacionales al tiempo que se reduzcan los billetes de tren y del transporte público en general, la subida de los peajes a los coches más contaminantes, el incentivo al coche eléctrico, la prohibición de la calefacción de gasóleo a partir de 2030 o la adaptación de la agricultura a prácticas bajas en emisiones.

Esta entrada fue publicada en Acción por el clima, Cambio Climático, Climate action, Climate Change, economía del cambio climático, economía neutra en carbono, Emisiones GEI, Fridays for Future, Mercado de carbono, Mitigación, Mitigation, reducción de emisiones de GEI, Transición Energética. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.