El BEI aprueba movilizar un billón de euros para luchar contra el cambio climático

El jueves, 21 de noviembre, el Banco de Inversión Europeo (BEI) anunció a través de su Consejo de Administración la decisión de dejar de financiar nuevos proyectos basados en los combustibles fósiles lo cual afirma su alineación con la estrategia europea de cambio climático. Esta decisión de dejar de financiar este tipo de proyectos se hará efectiva a partir de 2021 para lo cual desbloqueará un billón de euros a lo largo de la próxima década. A través de esta medida el BEI pretende convertirse en la banca climática de Europa.

En línea con esta medida, el BEI se ha propuesto alcanzar una cuota de renovables del 32% en toda la Unión Europea, acercándose al propósito de 2050 de descarbonizar toda la economía europea en línea con los objetivos planteados en el Acuerdo de París. Los socios del BEI también se han fijado el mismo objetivo de descarbonización para 2050 a excepción de Polonia, Hungría, la República Checa y Estonia.

Werner Hoyer, el presidente del banco, declaró que “El BEI ha sido el banco climático de Europa durante años. Hoy ha decidido dar un salto cuantitativo en su ambición. Dejaremos de financiar combustibles fósiles y lanzaremos la inversión de estrategia climática de cualquier institución financiera en el mundo”.

Si bien es cierto que desde 2014, el BEI ya venía apoyando proyectos basados en las energías renovables y eficiencia energética, a partir de ahora podrá financiar hasta el 75% del coste de proyectos de inversión en aquellos países en los que la dependencia de los combustibles fósiles es fundamental dentro de su economía.

Concretamente, esta medida se basa en cinco compromisos definidos por el BEI para la próxima década:

  • Priorización de proyectos de eficiencia energética en línea con los objetivos de la Unión Europea bajo la Directiva de Eficiencia Energética de la UE
  • Permitir la descarbonización de la energía a través del apoyo a proyectos basados en tecnología baja o neutra en carbono, con el objetivo de alcanzar una cuota de participación del 32% de energías renovables para 2030
  • Aumentar la financiación para la producción de energía descentralizada, almacenamiento de energía y e-movilidad
  • Asegurar inversión para fuentes de energía nuevas e intermitentes como la eólica y la solar
  • Aumentar el impacto de la inversión para apoyar la transformación de la energía más allá de las fronteras de la Unión Europea

El BEI plantea además disminuir el umbral a 250 gramos de CO2 equivalente el kilovatio hora producido para apoyar a los nuevos proyectos energéticos.

Para más información: https://www.eib.org/en/press/all/2019-313-eu-bank-launches-ambitious-new-climate-strategy-and-energy-lending-policy.htm

Esta entrada fue publicada en Acción por el clima, Acuerdo de París, Cambio Climático, economía del cambio climático, economía neutra en carbono, Energías renovables, Financiación Climática. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.