COP25. DECLARACIÓN PROVISIONAL SOBRE EL ESTADO DEL CLIMA EN 2019

En los últimos datos publicados de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) rela

tivos a su versión provisional sobre el estado del clima mundial en 2019, el año 2019 pone punto final a una década marcada por registros de calor excepcionales, por el retroceso de los hielos y por subidas del nivel del mar sin precedentes a nivel mundial, cambios exacerbados por las emisiones de gases de efecto invernadero fruto de la actividad humana. El informe final estará disponible en marzo de 2020, cuando se publicará la versión definitiva de la Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial con los datos del conjunto de 2019.

En esta versión provisional se facilita una fuente autorizada de información para las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, que se realiza como parte de la Conferencia de las Partes (COP25), celebrada en Madrid del 2 al 13 de diciembre.

En la versión provisional de la Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial se facilita una fuente autorizada de información para las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático —el 25º período de sesiones de la Conferencia de las Partes (CP 25) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC)—, que tendrá lugar en Madrid del 2 al 13 de diciembre. Complementa, asimismo, los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Casi con toda probabilidad, las temperaturas medias registradas en el último quinquenio (2015-2019) y en la última década (2010-2019), serán las más elevadas de las que se tiene constancia. Concretamente, todos los registros apuntan a que 2019 será el segundo o el tercer año más cálido del que se tienen datos. La temperatura media mundial en los últimos registros (de enero a octubre), estuvo aproximadamente 1,1ºC por encima de los niveles registrados antes de la época industrial.

Las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzaron un nuevo máximo histórico de 407,8 partes por millón en 2018, y en 2019 no dejaron de aumentar. Ese gas permanece en la atmósfera durante siglos, y en los océanos durante períodos todavía más prolongados, de modo que perpetúa el cambio climático.

Según el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas. “Si no adoptamos medidas urgentes para combatir el cambio climático ahora, todo apunta a un aumento de la temperatura de más de 3 °C de aquí a finales de siglo, y sus consecuencias para el bienestar de la humanidad serán todavía más perjudiciales”. “Estamos muy lejos de cumplir el objetivo del Acuerdo de París”.

En relación con esto, se afirma que los riesgos relacionados con el cambio en el patrón de temperaturas y precipitaciones tienen consecuencias catastróficas. Las olas de calor y las inundaciones cada vez son más frecuentes. Los efectos de los ciclones tropicales de una elevada intensidad se producen cada vez en más rincones del país, y por su parte, los incendios forestales están apareciendo en zonas inusuales tales como el Ártico y Australia.

Por otro lado, cabe destacar los impactos que los fenómenos meteorológicos tienen en la salud de las personas, la seguridad alimentaria, migraciones, ecosistemas y vida marina. Todos los riesgos afectan de una manera u otra a estos factores y las repercusiones son cada vez más significativas, influyendo todos ellos en las crisis graves del planeta.

Fuente: Organización Meteorológica Mundial (OMM), Organización Mundial de la Salud (OMS)

 

Esta entrada fue publicada en Acuerdo de París, Cambio Climático, COP25, Precipitaciones, Temperaturas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.