COP25. RETO PARA LOS NEGOCIADORES.

El Acuerdo de París es un acuerdo dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la mitigación, adaptación y resiliencia de los ecosistemas a efectos del Calentamiento Global. Su aplicación está prevista para el año 2020, cuando finalice la vigencia del Protocolo de Kioto. El acuerdo fue negociado en la XXI Conferencia de las partes sobre Cambio Climático (COP21) por los países miembros.

Con motivo de la XXV Conferencia de las partes sobre Cambio Climático (COP25) que está siendo celebrada estos días en Madrid, se pretende que, entre otras muchas más cosas, los negociadores climáticos resuelvan la forma de aplicar el artículo 6 del mismo. En el mismo, los países acordaron establecer un sistema global de mercado de carbono para ayudar a los países a descarbonizar sus economías a un costo menor.

El artículo 6 no describe cómo funcionarían estos sistemas y qué reglas garantizarán que conduzcan a recortes de emisiones reales. El tema es primordial para la integridad del Acuerdo de París y los negociadores han advertido que las reglas débiles podrían minar todo el acuerdo e incluso conducir a un aumento real de emisiones.

Hay gran controversia entre los países miembro a la hora de desarrollar este artículo del Acuerdo de París. En diciembre del año pasado 2018, estuvo a punto de cerrarse un acuerdo en la COP24 Polonia, pero desde entonces, la conjetura se ha ampliado en lugar de reducirse, según el análisis del número de puntos de desacuerdo alrededor del texto de la negociación, los cuales deben resolverse esta semana.

 

Sin embargo, tanto la ONU, gobiernos locales, y parte de la sociedad civil son pesimistas en este sentido. Las negociaciones sobre los mercados de carbono son técnicas, pero esto no impide que la política entre en juego. Si no se puede llegar a un acuerdo, el problema se trasladará a la siguiente COP26 de Escocia, en diciembre del próximo año, cuando ya el Acuerdo de París haya entrado en vigor.

¿Demasiado tarde?

Fuente: Climate Home News.

Esta entrada fue publicada en Acuerdo de París, Artículo 6, COP25. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.