¿Es positiva o negativa para el medio ambiente la promoción de combustible diésel en la movilidad?

Según un estudio conjunto de la Universidad de Luxemburgo y la Universidad de Trier, la promoción de vehículos alimentados con diésel en Europa frente a los de gasolina para reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) puede haber sido un error. Este estudio demuestra que la eficiencia de combustible es inferior a lo considerado originalmente, mientras las emisiones de partículas y óxidos de nitrógeno son superiores.

En Europa los coches diesel se han promovido bajo la premisa de que son más eficientes que los coches de gasolina. Varios Estados Miembros de la UE han aplicado políticas fiscales para favorecer el uso de este combustible. En este estudio, los investigadores revisaron las pruebas para la afirmación de que los coches diesel presentan un impacto ambiental inferior que los coches de gasolina.

Mientras que estudios de laboratorio sugieren que el diesel es 35% más eficiente que la gasolina en términos de consumo (km/L), al traducirlo a términos de intensidad de emisiones (g CO2/km)  este estudio muestra que el diesel es sólo un 15% más eficiente. Además, parece que la apuesta por el diésel está perjudicando el desarrollo de otros modelos más eficientes como los vehículos híbridos. Japón obvió la apuesta por el diésel y se decantó por los vehículos híbridos de gasolina-eléctrica. Mientras que Europa redujo las emisiones medias de sus parque de vehículos en un 25% desde 1995, Japón lo hizo en un 31%.

Además, los vehículos diésel emiten más carbono negro que los vehículos a gasolina. Estas partículas se pueden depositar en superficies blancas como la nieve, reduciendo el albedo y alterando aún más el balance radiativo de la Tierra. Las emisiones de carbono negro pueden llegar a suponer un calentamiento global equivalente a 37,9 g CO2/km.

Además de los efectos del cambio climático, los investigadores destacan que los coches diesel emiten más óxidos de nitrógeno. De hecho, la investigación demuestra que las emisiones reales en la carretera pueden ser 20 veces mayores que los resultados de las pruebas de laboratorio oficial. Este hecho fue ignorado al configurar la política económica en el combustible diesel y las ventas de automóviles diesel.

Los investigadores concluyen que, mientras que el abandono de los coches de gasolina es esencial para enfrentar el calentamiento global, reemplazándolos con combustible diesel coches no es la solución. Sugieren que el enfoque japonés de producir híbridos relativamente asequible ha sido mucho más éxito en la reducción de las emisiones de GEI del sector del transporte.

Fuente: Cames, M. &Helmers, E. (2013). Critical evaluation of the European diesel car boom -global comparison, environmental effects and various national strategies.EnvironmentalSciences Europe. 25:15

 

 

Esta entrada fue publicada en Calidad del aire, Eficiencia energética, Energías limpias, Gestión de carbono, Mitigación, Políticas públicas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.