Los líderes de la Unión Europea acuerdan objetivos “flexibles” sobre energía y clima para 2030

El pasado 23 de Octubre los líderes de la Unión Europea se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 40% para el año 2030, con un incremento en eficiencia energética y uso de energías renovables de como mínimo un 27%.

El Presidente francés François Hollande destacó cómo este acuerdo envía un mensaje claro a los grandes emisores como China y los Estados Unidos, con carácter previo a las negociaciones de las Naciones Unidas en París el próximo año de cara a acordar objetivos legalmente vinculantes respecto a la emisión de gases de efecto invernadero.

El texto final del acuerdo incluye una “cláusula de flexibilidad” que hace posible que el Consejo Europeo revise estos objetivos tras la Cumbre de las Naciones Unidas de Diciembre 2015. Hollande aclaró que en todo caso esta cláusula no depende únicamente de las conversaciones de París en 2015, puesto que el Consejo tiene la potestad para revisar objetivos siembre que lo considere oportuno.

Como anfitrión de las próximas negociaciones, Hollande destacó que este acuerdo ha sido “concluyente y definitivo”, y de gran importancia de cara a la próxima Cumbre de París.

Pero los objetivos de eficiencia energética y renovables han quedado tocados. La Comisión Europea había solicitado una meta de eficiencia energética de hasta el 30%, que finalmente ha quedado reducida al 27%. Además este objetivo no será vinculante a nivel nacional o europeo, y será revisado en 2020. El objetivo de uso de al menos un 27% de energías renovables sí será vinculante a nivel europeo pero, tras la fuerte oposición de países como el Reino Unido, no lo será en el ámbito nacional.

La Canciller alemana Angela Merkel también destacó que este acuerdo por el clima da protagonismo a la Unión Europea en la escena internacional. Recordó que el objetivo de 27% de renovables resulta de particular importancia para Alemania, y que aquellos países que quieran llegar más lejos pueden hacerlo en el marco de este acuerdo.

Merkel recordó que aunque el objetivo de reducción del 40% de las emisiones será desglosado y particularizado para cada Estado Miembro en función de su PIB por habitante, aquellos países que tengan objetivos menos ambiciosos deberán trabajar más en otros sectores.

Las asignaciones gratuitas de emisiones de carbono para los países más pobres continuarán más allá de 2020, para compensar la competitividad de aquellos países no sujetos a las leyes europeas sobre el clima.

 El acuerdo ha sido censurado y calificado como demasiado pobre por grupos como Greenpeace y Oxfam. En palabras de Oxfam, “es chocante que los propios líderes empresariales reclamaran objetivos más ambiciosos que los finalmente acordados por los líderes europeos”.

Fuente: EurActiv

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.