IDOM, en colaboración con Gender Issues, prepara su Webinar “Género y Cambio Climático ¿Cómo abordarlo?”

Desde IDOM queremos invitarles participar en el Webinar sobre Cambio Climático y Genero que tendrá lugar el día 3 de junio a las 10:00 A.M, hora de Colombia & México, las 17:00 en España.

Descripción del Webinar “Género y Cambio Climático ¿Cómo abordarlo?”: Cada vez más, un requisito indispensable para los proyectos de cambio climático es la inclusión de un componente de género. Sin embargo, no deberíamos consideraron como un requisito, si no, integrarlo de manera transversal. Integrar la perspectiva de género desde el planteamiento debe ser prioridad como forma de reconocer los impactos diferenciados y las oportunidades de la participación de mujeres en las estrategias de mitigación del cambio climático. Presentaremos algunas buenas prácticas e indicadores para integrar de manera eficiente la perspectiva de género en los proyectos específicos de los países.

¿Te lo vas a perder? ¡Apúntate!

¡Inscribirse es muy sencillo! Solo tenéis que acceder al siguiente enlace https://www.idomwebinars.com/informacion-del-evento/genero-y-cambio-climatico-como-abordarlo/form y rellenar el formulario de inscripción con la información requerida (Nombre, Apellido, Email y País) finalmente, clicar sobre el botón “Enviar”.

Además, en el siguiente enlace https://www.idomwebinars.com/ podréis consultar y participar en otros muchos Webinars que desarrollarán nuestros expertos de IDOM. Podréis también consultar los Webinars anteriores, https://www.idomwebinars.com/copia-de-videos. ¡No te pierdas ninguno!

 

Para más información sobre el Webinar puede contactar con Zuelclady Araujo (zuelclady.araujo@idom.com)

 

Se presenta ante las Cortes el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética de España

Ayer martes 19 de mayo, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) presentó ante las Cortes el primero proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética (PLCCTE), como primer paso en la tramitación parlamentaria del proyecto de ley.

El principal objetivo a largo plazo del PLCCTE consiste en alcanzar la neutralidad de emisiones (neutralidad climática) antes del 2050, estableciéndose así mismo el objetivo a largo plazo del logro de un sistema eléctrico 100% renovable antes del año 2050.

En el contexto de la actual crisis provocada por el COVID-19 y la reactivación de la económica, el proyecto de ley proporciona a España la oportunidad de llevar a cabo dicha reactivación desde una perspectiva de transición ecológica mediante la modernización de la economía, una nueva reindustrialización, la generación de empleo verde y la atracción de inversiones que favorezcan una prosperidad inclusiva y respetuosa con los límites del planeta.

Además del objetivo a largo plazo, el PLCCTE fija también una serie de objetivos a corto-medio plazo:

  • Reducción de al menos un 20% las emisiones del conjunto de la economía española en 2030 respecto a 1990.
  • Lograr que como mínimo el 35% del consumo final de energía sea de origen renovable para antes del 2030.
  • Lograr un sistema eléctrico con la presencia de al menos un 70% de renovables en 2030
  • Reducción del consumo de energía primaria en al menos un 35% mediante la articulación de medidas de eficiencia energética.

Para alcanzar los objetivos a corto-medio plazo, se desarrollan los Planes Nacionales de Energía y Clima (PNIEC), responsable de establecer las medidas necesarias para alcanzar dichos objetivos. El primero de los PNIEC para el periodo 2021-2030 ha sido diseñado para lograr el objetivo de reducir las emisiones en un 23% a 2030 respecto a 1990, duplicando el porcentaje de consumo final de renovables hasta un 42%, logrando una presencia de renovables del 74% en el sistema eléctrico y mejorando la eficiencia energética en un 39,5% en 2030. Por otra parte, se elaborará también la Estrategia a Largo Plazo 2050.

En el marco del PLCCTE se establece también la obligación de las CCAA, a partir del día 31 de diciembre de 2021, de informar sobre todos sus planes de energía y clima en vigor.

Para alcanzar dichos objetivos, el PLCCTE establece varias líneas de actuación o acciones dirigidas a alcanzar la neutralidad climática:

  • Penetración de energías renovables en el mix eléctrico y la eficiencia energética, siendo considerados los pilares de la descarbonización. Tiene un impacto en el resto de los sectores.
  • Desarrollo de un nuevo marco retributivo para la generación de renovables, con el fin de fomentar la introducción de renovables en el sistema eléctrico, basado en el reconocimiento de un precio fijo por la energía.
  • Rehabilitación energética de edificios, clave en la eficiencia energética. Se facilitará el uso eficiente de la energía y el uso de fuentes renovables en la edificación.
  • Modelos de movilidad sostenible mediante la puesta en marcha de medidas para alcanzar en 2050 un parque de turismos y vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2. Se fija además el objetivo de lograr un parque vehículos a 2040 con emisiones de 0 gCO2/km. Se establece a los municipios de más de 50.000 habitantes y territorios insulares, la obligación de diseñar medidas de mitigación de emisiones derivadas de la movilidad en su planificación de ordenación urbana, incluyendo la implementación de zonas de bajas emisiones, antes del 2023.
  • Implantación de puntos de recarga eléctrica a lo largo de todo el territorio nacional. Se establecerá la instalación progresiva de puntos en estaciones de servicio y edificios bajo criterios específicos. Respecto al transporte aéreo, el PLCCTE establece objetivos anuales de suministro de biocarburantes. En el caso del transporte marítimo, se fomentan medidas para alcanzar las cero emisiones directas en puertos de competencia del Estado para 2050.
  • Fomento del uso de gases renovables como el biogás, el biometano y el hidrógeno frente a los productos energéticos de origen fósil. El PLCCTE establece la finalización de otorgamiento de permisos de exploración, investigación o explotación de hidrocarburos en todo el territorio, incluyendo la fracturación hidráulica o “fracking”.
  • Destinar recursos necesarios a través de los Presupuestos Generales del Estado para contribuir a la lucha contra el cambio climático.
  • Diseño de medidas para la adaptación a los impactos del cambio climático, a través del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) con el fin de construir un país más seguro y biodiverso.
  • Establecer una transición justa que tenga en consideración a los colectivos y áreas geográficas más vulnerables, que se realizará a través de Estrategias de Transición Justas.
  • Refuerzo de la educación y capacitación frente al cambio climático a fin de incrementar el conocimiento sobre este desafía global. Se promoverá el tratamiento del cambio climático en los planes y estudios de las universidades y se promoverá la financiación en materia de investigación, desarrollo e innovación de cambio climático y transición energética.
  • Creación de un marco de gobernanza climática con el fin de reforzar el sistema mediante la evaluación y realización de posteriores recomendaciones sobre las políticas y medidas adoptadas.

 

Para más información, consultar la nota de prensa publicada en MITECO: https://www.miteco.gob.es/es/prensa/200519cminproyectoleycambioclimatico_tcm30-509230.pdf

IDOM apoyará a Siemens-Gamesa en el desarrollo de un Plan de Sostenibilidad Ambiental en su unidad de negocio de Onshore

IHOBE, a través del Basque Ecodesign Center (BEdC) y con el apoyo del equipo de cambio climático de IDOM, comenzará a trabajar junto con Siemens-Gamesa en la definición de un Plan de Sostenibilidad Ambiental que sirva como hoja de ruta para evolucionar en su objetivo de 0 emisiones en 2025 para su unidad de negocio de Onshore.

Actualmente, la organización calcula y verifica anualmente la huella de carbono de su unidad de Onshore y desarrolla y reporta acciones de reducción de emisiones, sin embargo, no existe aún una estrategia u hoja que integre la información existente y la implemente de forma eficiente.

Para dar respuesta a esto, el objetivo de esta iniciativa es elaborar un plan que integre los aspectos de mitigación al cambio climático y la economía circular, con el fin de lograr:

  • La reducción de emisiones a 2025.
  • La identificación de acciones más adecuadas.
  • Establecer una hoja de ruta para alcanzar el objetivo fijado.
  • Establecer un marco de seguimiento.
  • Establecer los recursos necesarios.

El alcance de los trabajos incluye:

  • Planificación del alcance del plan.
  • Diagnóstico de GEI y materiales.
  • Identificación de buenas prácticas en mitigación al cambio climático y economía circular.
  • Desarrollo de un escenario tendencial de GEI y materiales.
  • Identificación, selección y desarrollo de acciones dirigidas a alcanzar los objetivos fijados.
  • Cuantificación de la reducción de emisiones de GEI y materiales correspondientes a la implementación de las acciones seleccionadas, así como el coste aproximado de cada una de ellas.
  • Planificación de indicadores de gestión para las acciones y desarrollo de un marco de seguimiento a partir de indicadores de impacto.
  • Generación de un escenario de la Estrategia de Cambio Climático.

Para más información sobre el proyecto puede contactar con Asier Rodríguez (asier.rodriguez@idom.com).

IDOM participa en la evaluación y diagnóstico del Nivel de Referencia de Emisiones Forestales de Indonesia

Desde marzo el equipo de cambio climático de IDOM desarrolla una evaluación y diagnóstico del Nivel de Referencia de Emisiones Forestales (FREL, por sus siglas en inglés) de Indonesia en el marco del proyecto “Mejora del Nivel de Referencia de Emisiones Forestales a través de la mejora del conocimiento y la redefinición del sistema de contabilidad de Gases de Efecto Invernadero para Humedales en Indonesia”, proyecto liderado por CIFOR a través de un acuerdo de colaboración con el Gobierno de Noruega.

El objetivo de este proyecto es brindar asistencia técnica al Gobierno de Indonesia para mejorar sus estimaciones de reducciones de emisiones de GEI del sector forestal en el marco de la implementación de sus NDC y el Nivel de Referencia de Emisiones Forestales presentado a la CMNUCC. Para este fin, desde IDOM se realiza la evaluación de la transparencia, precisión, integridad, consistencia y comparabilidad (TACCC) elementos necesarios para cumplir con los principios de la CMNUCC; identificar la dinámica de los bosques subrepresentados (fuentes / sumideros) en los humedales de Indonesia y, en consecuencia, incorporar estos elementos de mejora dentro de las nuevas estimaciones del FREL.

Una de las primeras actividades de este proyecto fue la participación en el taller en línea “Capacity Building on the IPCC 2013 Wetlands Supplement, FREL Diagnostic and Uncertainty Analysis” que se llevó a cabo del 13 al 17 de abril. Donde el objetivo de la participación de IDOM fue capacitar a los funcionarios del Gobierno de Indonesia sobre los principios de Transparencia, Precisión, Comparabilidad, Integridad, Consistencia (TACCC) de la CMNUCC y presentar un primer diagnóstico de cómo se aplican estos principios en el Nivel de Referencia de 2016, esto para construir una serie de recomendaciones que les permitan poder mejorar el nivel de referencia que se presentará a finales del 2020.

Durante todo el desarrollo del proyecto desde IDOM realizaremos las siguientes actividades:

  • Evaluación de la transparencia, exactitud, integridad, consistencia y comparabilidad (TACCC) del actual FREL.
  • Identificación de la dinámica de los bosques insuficientemente representados (fuentes/fondos) en los humedales de Indonesia
  • Una compilación de los datos utilizados para el FREL actualmente presentado y una propuesta de mejora para la implementación en los siguientes FREL.

Para más información puede contactar con Zuelclady Araujo (Zuelclady.araujo@idom.com).

COVID-19 y Acción Climática. Vínculos y lecciones aprendidas

La pandemia del Coronavirus se ha convertido en el mayor desafío sanitario a nivel global conocido hasta ahora, afectando severamente los sistemas socioeconómicos de los países. La toma de decisiones de cara a la necesaria recuperación de los grandes impactos generados da lugar a una serie de reflexiones importantes vinculadas a la problemática del Cambio Climático, que es sin duda la mayor amenaza global a la que el mundo debe hacer frente decididamente y sin demoras.

Las consecuencias sanitarias del Cambio Climático

La gestión de la salud como sistema está vinculada y exige el continuo apoyo de actuaciones que permitan a las personas desarrollar sus vidas en un ambiente con aire puro, agua limpia, suficientes alimentos, una temperatura tolerable, protección contra la radiación ultravioleta solar y altos grados de diversidad biológica.

Entre las muchas consecuencias del Cambio Climático, destacan los impactos directos e indirectos sobre la salud humana. Los eventos climáticos extremos, tales como olas de calor y de frío, inundaciones, o sequías recurrentes), además de ocasionar daños personales y materiales, exacerban otros problemas de salud ambiental, tales como la calidad del aire o la aparición enfermedades por vectores, además de comprometer la seguridad alimentaria. Estos impactos son más evidentes allí donde los sistemas de saneamiento son deficitarios, convirtiéndose poblaciones pobres y con acceso limitado a los servicios médicos en las más susceptibles.

Por otro lado, el aumento de los valores medios de temperatura, junto con una inadecuada gestión de la biodiversidad y los recursos naturales, puede llevar consigo un cambio en los patrones de enfermedades infecciosas y sus respectivos vectores. La situación con el Coronavirus es el tercer ejemplo de como un virus ha cruzado sus hipotéticas barreras naturales, como ya ocurrió con el SARS y el MERS. La posibilidad de nuevos eventos igual o más severos no sería inesperada.

Teniendo en cuenta el desequilibrio en los ecosistemas naturales que la actividad humana está generando y que son cada vez más patentes, deben crearse escenarios de actuación para futuras crisis similares que puedan producirse. Esto requiere construir resiliencia ante posibles eventos futuros.

Algunas de las medidas de adaptación al cambio climático pueden ayudar a resolver crisis sanitarias globales, en las que además, el impacto socioeconómico no es igual en todas partes, sino que las poblaciones vulnerables y más subdesarrolladas serán las más afectadas.

Acción Climática como eje de construcción de resiliencia

Entre las medidas de adaptación que los países y regiones están planteando para proteger la salud humana frente a los potenciales impactos climáticos cabe citar el desarrollo de planes de actuación en salud pública basados en sistemas de alerta temprana que permitan identificar situaciones de riesgo antes de que éstas se produzcan, cartografía de las zonas más vulnerables para la salud humana (bajo los distintos escenarios socioeconómicos), o el desarrollo de programas de vigilancia y control específicos en enfermedades de transmisión vectorial.

A estas medidas deben sumarse todas aquellas dirigidas a garantizar la preservación del patrimonio natural y la biodiversidad, la seguridad alimentaria, la correcta gestión de los recursos hídricos, la capacidad de las infraestructuras y otro tipo de estrategias que favorecen la resiliencia de los sistemas ante los embates de peligros impredecibles y de consecuencias aún no bien calibradas de forma general.

La recesión global provocada por el coronavirus podría socavar la transición hacia una economía verde al anteponer las soluciones a corto plazo para la crisis sanitaria y olvidando la crisis climática que persistirá a largo plazo, en el caso de no actuar decididamente. Sin embargo, deberían priorizarse medidas de recuperación económica que cumplan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y ayuden a gestionar futuros riesgos.

Para conseguir cero emisiones netas al 2050, y para limitar el calentamiento global a 1.5 grados centígrados, los países deben reducir urgentemente las emisiones en aproximadamente un 50% para 2030 y descarbonizar la economía global a través de una transición justa. Un aumento medio de la temperatura global por encima de 1.5 o 2 ° C crearía riesgos que la economía global no está preparada para soportar, tal y como advierte claramente el informe especial publicado por el IPCC en este sentido.

El enfoque en la infraestructura sostenible y resiliente debe guiar la recuperación económica y es un pilar fundamental para el cumplimiento de los ODS. Son necesarias inversiones en infraestructura resiliente para garantizar la alta demanda de infraestructura que garantice un crecimiento justo e inclusivo. Esta nueva infraestructura de transporte, vivienda y telecomunicaciones es necesaria por cuestiones demográficas, climáticas y sanitarias, y debe plantearse de forma transversal a todas ellas: con una transición hacia una economía baja en carbono, enfocada al uso de energías renovables y alta eficiencia energética.

Todos los sistemas ecológicos y socioeconómicos indispensables para el desarrollo y bienestar del ser humano, también para la salud, son sensibles a la evolución del cambio climático. Los efectos proyectados del cambio climático para la salud son una clara amenaza para el desarrollo sostenible, especialmente en las naciones más pobres del mundo, por lo que deberían ser un argumento suficiente para acelerar las negociaciones a gran escala con respecto a Acción Climática.